Menos pruebas para detectar cáncer

Baja número de personas, especialmente hispanas, que se hacen chequeos médicos
Menos pruebas para detectar cáncer
Una paciente con cáncer de mama recibe quimio-terapia en un hospital.
Foto: thikstock

Atlanta/EFE – El número de personas en EE.UU. que se hacen exámenes para detectar cáncer está por debajo de las proyecciones de las autoridades sanitarias, con significativas disparidades que afectan a grupos minoritarios como los latinos, revelaron recientemente los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

“Es preocupante ver que no todos los estadounidenses no se están haciendo las pruebas de detección de cáncer recomendadas y que aún persisten disparidades en ciertas poblaciones”, declaró Sallyann Coleman King, co- autor del estudio.

El reporte encontró que en 2010, las pruebas para detectar cáncer de seno alcanzaron un 72%, casi 10 puntos porcentuales por debajo del 81% determinado por las autoridades como meta de la iniciativa Healthy People 2020. En el caso del cáncer cervical, el porcentaje de personas que se hicieron pruebas de detección fue de un 83%, comparado con la meta de 93%, según el informe denominado “Cancer Screening in the United States – 2010“.

En el mismo año, las pruebas para detectar el cáncer colorrectal alcanzaron un 58.6%, comparado con la meta de 70,5%, revelaron las autoridades.

No obstante, la brecha entre estos tres tipos de cáncer fue aún mayor entre los hispanos y los asiáticos, situación que preocupa a las autoridades.

Los hispanos tuvieron menos probabilidades de hacerse chequeos para detectar el cáncer cervical y colorrectal (78,7% y 46,5% respectivamente), en comparación con los no hispanos (83,8% y 59,9%o, respectivamente).

Los autores señalaron que los hallazgos de este estudio destacan la necesidad de trabajar más para poder identificar mejor y dar seguimiento a las disparidades existentes en torno a las pruebas de detección de cáncer.

Investigaciones previas de los CDC han apuntado a los costos de la atención médica y la falta de información en español como algunos de los obstáculos para la realización de pruebas de detección del cáncer y el acceso a otros servicios preventivos.