Perú: aparecen miembros de aislada tribu

Comenzaron a salir el año pasado en los bancos de un río popular peruano
Perú: aparecen miembros de aislada tribu
Dos miembros de la tribú mashco-piro fueron retratados en noviembre pasado.
Foto: AP

LIMA – Las autoridades peruanas dijeron que pasan apuros para mantener a alejados a los extraños de un clan de indígenas amazónicos que vivían aislados y que comenzaron a aparecer el año pasado en los bancos de un río popular para ecoturismo.

El comportamiento del pequeño grupo de indígenas mashco-piro ha dejado perplejos a los científicos, quienes dicen que podría estar relacionado con la invasión de la región sur por parte de taladores y por aviones de las operaciones cercanas de gas natural y petróleo.

Los miembros del clan han sido responsabilizados de dos ataques con arco y flecha contra personas cerca de la ribera en el estado de Madre de Dios, donde las autoridades dicen que los indígenas fueron vistos por primera vez en mayo.

Un guardia forestal resultó gravemente herido en octubre. Al mes siguiente, un indígena matsiguenka llamado Nicolás “Shaco” Flores fue herido de muerte. Flores mantenía una vieja relación con los mashco-piros.

El grupo activista Survival International difundió fotografías el martes en las que muestran a miembros de la tribu en la ribera, y describió las imágenes como “las imágenes capturadas con cámara más detalladas de indígenas con los que no se ha tenido contacto”.

El grupo, fincado en Gran Bretaña, suministró las fotos exactamente un año después de difundir las fotografías aéreas de otra tribu aislada de Brasil, una de cerca de 100 que afirma existen en el mundo.

Una de las fotos de los mashco-piro fue tomada por un observador de aves en agosto, dijo Survival International. Las otras dos fueron tomadas por el arqueólogo español Diego Cortijo el 16 de noviembre, seis días antes de que Flores fuera muerto.

Cortijo, miembro de la Sociedad Geográfica Española, visitó a Flores mientras estaba en una expedición en busca de petroglifos y dijo que los miembros de la tribu se presentaron al otro lado del río de donde se encontraba la casa de Flores y lo llamaron por su nombre.

Flores pudo comunicarse con los mashco-piro porque hablaba dos dialectos parecidos, dijo Cortijo, quien añadió que Flores había suministrado previamente machetes y ollas a los indígenas.

Se calcula que la población de mashco-piros abarca cientos de indígenes y habita el Parque Nacional del Manú, limítrofe con Diamante, una comunidad de más de 200 personas donde Flores vivía. Aunque se desconoce qué provocó que los mashco-piros salieran de la relativa seguridad de su hogar en la selva, Beatriz Huerta, una antropóloga que trabaja con la agencia INDEPA de Perú para asuntos indígenas, conjeturó que su hábitat está cada vez menos aislado.

Se piensa que el clan que se apareció en el río tiene unos 60 miembros, entre ellos unos 25 adultos, dijo Carlos Soria, un profesor de la Universidad Católica de Lima que dirigió la agencia de protección de parques SERNANP el año pasado.