Programa de ayuda a la mujer salvadoreña

Ciudad Mujer reúne en un centro a varias agencias de asistencia pública
Programa de ayuda a la mujer salvadoreña
La primera dama del El Salvador, Vanda Pignato.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Aunque más de la mitad de la población en El Salvador son mujeres, cifras señalan que son un 54%, no existía antes una política integral de ayuda a la mujer, aseguró la primera dama de El Salvador, Vanda Pignato, durante una entrevista exclusiva con La Opinión.

“El Salvador es uno de los países más violentos en contra de la mujer en América Latina y en el mundo. La mujer es el rostro principal de la violencia en El Salvador”, aseveró Pignato, quien después de vivir 20 años en El Salvador asegura que fue testigo de cómo la mujer era marginada de las políticas públicas y víctima de la violencia intrafamiliar y social.

Un sondeo del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) indica que el 48% de la población salvadoreña no conoce los derechos de la mujer. Además que una de cada cinco mujeres considera que el maltrato o la violencia intrafamiliar es el problema que más afecta a la mujer salvadoreña, seguido por el problema económico.

La Primera Dama, quien es originaria de Brasil y abogada de profesión, dijo que en El Salvador la mujer era invisible y que sólo contaba cuando los partidos políticos les pedían el voto. Al terminar la campaña electoral, las mujeres regresaban a ser ignoradas.

Esta situación la llevó a crear Ciudad Mujer, un centro de atención que alberga a la Policía Nacional Civil, Fiscalía, Procuraduría, Registro Nacional de Personas Naturales, Banco de Fomento Agropecuario, clínica médica y de especialidades, entre otras agencias de asistencia pública.

La premisa de Pignato es sencilla: la mujer es el centro de la sociedad y las políticas públicas deben reflejarlo.

“Ciudad Mujer no es nada del otro mundo. Lo novedoso está en la aplicación… es un centro integral de servicios de diversas instituciones que son importante para que la mujer pueda reivindicar sus derechos”, manifestó la Primera Dama salvadoreña.

Pignato explicó que antes la mujer que necesitaba ayuda, por ejemplo, en casos de violencia doméstica, tenía que ir a cada una de las instituciones por separado. A la policía a poner la denuncia, a la procuraduría para establecer la cuota alimenticia para sus hijos, y buscar la forma de regresar a la fuerza laboral o buscar la forma de incrementar sus ingresos.

Muchas veces, las mismas entidades gubernamentales la empujaban a desistir de sus propósitos, diciéndole que regresara con su marido o que buscara la forma de arreglar el problema por su cuenta, aseguró la Primera Dama. Le podía tomar hasta dos semanas lograr la ayuda que buscaba. Ahora lo pueden hacer en una mañana, en un mismo lugar, incluyendo acceso a psicólogos y servicios médicos para ella y sus hijos.

Ciudad Mujer está ubicada en Lourdes Colón, La Libertad. Todos los empleadas son mujeres.

La meta del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quienes financiaron este proyecto, era que 5,000 mujeres fueran atendidas anualmente. Pero la realidad sobrepasó las expectativas. Desde su apertura, hace 10 meses, Ciudad Mujer ha atendido a 27,000 mujeres y ha dado más de 71,000 servicios.

“Esto es una revolución”, asevera Pignato, quien llegó a El Salvador en 1992, como representante del Partido de los Trabajadores (partido político del ex presidente Ignacio Lula Da Silva), para dirigir el Centro de Estudios Brasileños.

El éxito de Ciudad Mujer que el BID lo ha identificado como un modelo para ser replicado en América Latina. Actualmente países como Perú y Panamá tienen programas y visitas a El Salvador para estudiar cómo pueden aplicarlo.

Se espera que a mediados de este año sea inaugurado el segundo centro en Usulután, y para finales, otros dos centros estén funcionando en Santa Ana y San Martín.

La Primera Dama estará en Los Ángeles hasta el miércoles. En su agenda tiene programadas reuniones con representantes de organizaciones de ayuda para los salvadoreños y con el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa.

Ayer, Pignato fue la invitada especial en un foro sobre los Acuerdos de Paz de El Salvador en la Universidad de California Los Ángeles (UCLA). Ella dijo que los Acuerdos de Paz son la base que permite construir la democracia y que el reto ahora es la participación ciudadana, así como la inclusión de los sectores de la sociedad marginados históricamente.