Artesanos mexicanos fabrican la silla papal

Será pagada con donaciones a la Iglesia y cuyo costo se mantiene reservado, es elaborada con caoba chiapaneca, una de las maderas más finas y caras que se pueden conseguir en México
Sigue a El Diario NY en Facebook
Artesanos mexicanos fabrican la silla papal
El artesano mexicano Ernesto Fernández elabora la silla papal.
Foto: EFE / Leopoldo Smith Murillo

León, México.- Durante 13 días el carpintero José Cruz González Martínez ocultó a su familia el encargo especial que le habían hecho, pero en una comida no pudo contenerlo más y llorando, con la voz entrecortada, soltó- “Estoy haciendo la silla papal”.

“La verdad es que lloré. No pude contenerme”, confiesa González al explicar a Efe las circunstancias en que tuvo que revelar a su familia el encargo que por teléfono le hizo José Salomé Lemus, rector de la Catedral de León, en el centro de México.

“Llegó un momento en que ya no se pudo ocultar”, dice el carpintero, y añade que hizo la revelación cuando su hija Noemí le preguntó qué era lo que estaba escondiendo.

“Éste no es un trabajo especial; se pasa de especial. El simple hecho de que es para el Papa lo marca a uno y, como me decía el padre Lemus, esta silla nada más la va a usar el Papa y de ahí se va al Museo de Arte Sacro”, cuenta.

La silla papal, que será pagada con donaciones a la Iglesia y cuyo costo se mantiene reservado, es elaborada con caoba chiapaneca, una de las maderas más finas y caras que se pueden conseguir en México, señala el carpintero.

El proceso de elaboración se divide en dos fases- entre los seis carpinteros involucrados y el tornero arman las piezas, y posteriormente el tallista trabaja en los detalles.

El mueble medirá entre 1,60 y 1,70 metros de altura, dependiendo de los detalles del escudo papal que coronará el respaldo; y 79,5 centímetros de ancho por 62 de fondo.

La pieza cuenta con detalles simbólicos, como dos leones que rematan los brazuelos y que representan a la ciudad de León, sede de la archidiócesis anfitriona en la visita que el papa Benedicto XVI realizará a México del 23 al 26 de marzo próximo.

Los seis carpinteros trabajan 12 horas al día, sin descansar los fines de semana, para terminar el trabajo que deberá estar listo el 20 de febrero. Al término de la visita papal la silla se enviará al Museo de Arte Sacro, ubicado en la Catedral Metropolitana de León.

El 25 de marzo, un día antes de partir hacia Cuba, Benedicto XVI estrenará la silla que elaboran José Cruz González y los otros artesanos. En la Catedral de León el Papa encabezará el rezo de vísperas y dirigirá un mensaje a los obispos de México y representantes de los demás episcopados de América Latina y del Caribe. EFE