Ecuatorianos sienten temor en East Haven

Cónsul asegura que sus paisanos temen retaliaciones tras escándalo policial
Ecuatorianos sienten temor en East Haven
El ecuatoriano Dixon Jiménez fue uno de los que llevó cientos de tacos al alcalde Joe Maturo, quien se burló de los hispanos.
Foto: AP

Nueva York – La comunidad ecuatoriana de East Haven en Connecticut está herida y se siente rechazada por los comentarios “inapropiados” que hizo su alcalde Joseph Maturo con relación a los hispanos en esa ciudad, según el cónsul Raúl Erazo.

En opinión del funcionario ecuatoriano, con sus declaraciones Maturo, de 64 años y de origen italiano, ha demostrado “su desconocimiento” de la comunidad hispana y que está “desconectado completamente” de lo que ocurre en la ciudad.

Maturo está bajo fuego desde hace una semana tras responder “puede que cene tacos al llegar a mi casa” al preguntársele qué haría por los latinos luego del arresto de cuatro policías acusados de violar los derechos civiles de hispanos.

El alcalde pidió disculpas pero, en otra entrevista, hizo nuevos comentarios que no fueron del agrado de los latinos.

El arresto de cuatro oficiales la semana pasada llevó a la dimisión de Leo Gallo, jefe de la Policía, a la solicitud de renuncia del alcalde y a que el Caucus Nacional Hispano de Legisladores Estatales pidiera una investigación a Maturo de quien dicen permitió el hostigamiento a los latinos.

De acuerdo con el cónsul, su comunidad, que compone el mayor número entre los hispanos en East Haven “se siente muy afectada y sobre todo muy temerosa” por las actuaciones de la policía luego de que empresarios ecuatorianos fueran víctimas de abusos de los agentes, quienes finalmente fueron arrestados por el FBI el pasado 24 de enero.

Destacó que al menos 2,000 emigrantes de su país se han establecido en East Haven y que son propietarios de más de diez negocios en la calle principal de la ciudad que van desde restaurantes, centros de envío de dinero y panaderías.

Erazo aseguró que para toda la comunidad hispana “es preocupante” lo ocurrido porque han vivido con zozobra y temor la persecución de los policías.

“En el Consulado hemos seguido muy de cerca todos los acontecimientos. Las denuncias de ecuatorianos de la persecución de la policía dio lugar a que el Departamento de Justicia hiciera una investigación exhaustiva. Nos dieron a conocer la conclusión el pasado diciembre”, argumentó.

Recordó que los oficiales quisieron obligar a los dueños de un negocio ecuatoriano, “My Country Store”, a quitar todos los recordatorios que tenían en las paredes sobre diversos países latinoamericanos, surgiendo una discusión entre ambas pares.

“Nos llama la atención de que no haya ningún hispano en la nómina de la Policía”, señaló Erazo, quien aplaudió la acción del Departamento de Justicia de EE.UU.

De acuerdo con el cónsul los recientes incidentes con la policía y la conducta del alcalde han provocado “incertidumbre” entre los residentes del lugar.

“Los comentarios fueron muy inapropiados por parte de la principal autoridad de la ciudad, que se debe a sus votantes, y lastimaron injustamente los sentimientos de la comunidad hispana que viven en el lugar”, reiteró.

Agregó que ha recibido llamadas de los ecuatorianos y que ha visitado sus negocios “y me han manifestado su temor de que esto no sea el final de esta época de persecución sino que ahora se convierta en revancha”.

“Lo que esperamos es que la justicia se restablezca y la igualdad en esta ciudad elegida para el asentamiento de negocios y de viviendas”, argumentó.