Gracias, Don Cornelius

Su genialidad fue abrir el mercado para la música soul en su programa Soul Train
Sigue a El Diario NY en Facebook
Gracias, Don Cornelius
Su programa Soul Train se transmitía todos los sábados en la mañana en la Isla del Encanto.
Foto: AP

Orlando – Yo me acuerdo de Don Cornelius. Para los años 70, no me perdía un show de Soul Train. Y aún cuando mi familia se mudó a Puerto Rico, la figura de Don Cornelius me siguió. Su programa Soul Train se transmitía todos los sábados en la mañana en la Isla del Encanto, y ahí estaba yo pegada a la pantalla chica.

El show de Cornelius era un programa de música, baile y modas. Ahí se podían ver todo el talento de la música soul. Y si no te gustaba la música, pues te podías enfocar en el baile. Ciertamente esos bailarines quemaban cientos de calorías en cada programa, con sus maromas, y más. El Soul Train lineup, donde los bailarines hacían dos filas y bailaban en parejas por el medio, ha sido imitado y copiado en la tele y el cine. Y si no te gustaba el baile, te podrías enfocar en las modas. íEsos zapatacones! Hasta los hombres lucían esos zapatos con tacos altos y gruesos. Y del poliéster ni hablar. Esta tela sintética y calurosa estaba por doquier, pero nunca Don Cornelius, quien vestía elegantemente. Soul Train era todo un espectáculo.

Y más aún era cool. Porque en esos días la música por la radio estadounidense aún vivía una vida segregada, aunque las cosas estaban cambiando. Para escuchar la música soul de la cultura afroamericana se tenía que sintonizar ciertas radioemisoras. No todas las estaciones la tocaba.

La genialidad de Don Cornelius fue abrir el mercado para la música soul en su programa Soul Train, para que todo el mundo pudiera disfrutar de esta música bailable y pegadiza. Hasta el trencito que servía de mascota era símbolo del viaje al otro mundo de la música que ya no se podía ocultar.

Por la puerta que abrió Don Cornelius pasaron muchos artistas Aretha Franklin, Marvin Gaye, Michael Jackson y Mariah Carey, entre otros. Y también una nueva generación de jóvenes blancos, negros e hispanos que no discriminan en su selección de música.