Jets, referencia de cara al domingo

Jets, referencia de cara al domingo
Victor Cruz durante los entrenamientos realizados ayer por los Giants en Indianápolis.
Foto: AP / Eric Gay

INDIANAPOLIS/AP – De todos los equipos de la NFL, los Jets podrían tener siempre un lugar especial en el corazón de los Giants de Nueva York y de los Patriots de Nueva Inglaterra.

Vencer a los pupilos del refunfuñón Rex Ryan significó un momento decisivo en una temporada que había sido de altibajos hasta entonces para los dos equipos que el domingo disputarán el Súper Bowl.

Desde que la escuadra de Bill Belichick aplastó a los Jets en el Nuevo Meadowlands a mediados de noviembre, los Patriots no han perdido. Y desde la victoria sobre sus rivales locales la víspera de Navidad, los Giants también están invictos.

Aunque ninguno de los equipos considera esas victorias particularmente coyunturales, es claro que fueron el referente de cuándo las cosas comenzaron a salir mucho mejor.

“No creo que puedas señalar una sola cosa”, dijo el cornerback de los Giants Corey Webster, “pero sé que cuando desarrollas una buena química, cuando no tienes a nadie culpando a otros, no importa lo que pasó la semana anterior. Llegamos a ese punto, seguimos luchando y luchando para ganar en el terreno de juego y aquí estamos hoy”.

Por “aquí”, se refiere al Lucas Oil Stadium, un lugar que los Giants (12-7) no podían visualizar debido a todas las derrotas que experimentaron luego de arrancar la temporada 6-2. Cayeron cuatro veces al hilo, tres ante equipos que posteriormente serían ganadores divisionales, y estaban 7-7 antes de ese partido como “visitantes” contra los Jets.

Para entonces, los Giants sabían que cada semana traería un partido de eliminación. Ganaron todos para llegar a su segundo Súper Bowl en cuatro años.

Los Giants doblegaron a los Jets con una recia defensa. Esa victoria coincidió con la recuperación de jugadores trascendentales, como el defensive end Justin Tuck y el linebacker Michael Boley. El defensive end Osi Umenyiora también estaba por volver de una lesión en el tobillo.

“Teníamos muchos hombres clave que faltaron a muchos partidos. En el momento en que pudimos jugar todos, despegamos”, dijo Umenyiora.

La buena salud también fue un factor importante para los Patriots (15-3), quienes tomaron vuelo luego de perder en casa ante los Giants. Fueron al Meadowlands y aplastaron a los Jets en un partido muy publicitado y desde entonces mantuvieron el rumbo que los lleva a su quinto Súper Bowl bajo el mando de Bellichick y del quarterback Tom Brady.

“No estoy seguro de que un partido pueda considerarse un momento decisivo”, dijo el linebacker Jerod Mayo. “Creo que se trata sólo de tener al mismo grupo de hombres semana tras semana”.

Aun así, debe haber un momento crucial, un pase de Brady, una atrapada de Rob Gronkowski o quizá cuando Sterling Moore hizo que el receptor de Baltimore Lee Evans soltara el balón en la zona de anotación, una jugada que, de haberse completado, hubiera enviado a los Ravens al Súper Bowl.

“No es así como pasa una temporada”, dijo el left guard de los Giants Kevin Boothe. “Hay muchos giros y cambios imprevistos, sin duda, pero aun con la racha de derrotas que tuvimos, teníamos nuestros objetivos en la mira”.

Al menos los equipos no atribuyen su regreso al Súper Bowl al destino.

“Hay muchos hombres que llegaron aquí como agentes libres o que salieron de sus equipos y tenían mucho que demostrar”, dijo el linebacker de los Patriots Rob Ninkovich. “Creo que cuando has pasado por ese camino de quedar libre, no tener un lugar en la alineación, de que te quieran sólo para equipos especiales y tratar de ganarte un lugar es algo duro. Llegar aquí es una bendición para muchos. Aprovechas cada momento y cada oportunidad que tienes y haces todo lo que puedes”.