Nadie sabía lo de la marihuana

Ningún vecino sospechaba de la actividad ilegal que se desarrollaba en el edificio en el 610 de Morris Park
Sigue a El Diario NY en Facebook
Nadie sabía lo de la marihuana
En el vecindario donde se halló la marihuana, varios residentes se mostraron sorprendidos por el hallazgo.
Foto: ZAIRA CORTES / EDLP

Nueva York.- Luego de que la Policía ejecutara un operativo en el 610 de Morris Park, logrando decomisar 593 plantas de marihuana, vecinos dijeron estar sorprendidos.

Luz Pichardo, una dominicana de 45 años y quien trabaja en una peluquería del lugar desde hace siete años, dijo que observó a algunos hombres jóvenes trabajar en la bodega.

“Usaban una camioneta y cargaban cosas, pero nunca pensé que se tratara de todo una fábrica de la marihuana”.

La puertorriqueña Judith Sánchez, 34, opinó que la zona solitaria facilitó el negocio ilícito.

“Hay muchas bodegas cerradas y poca gente circula por la zona. Creo que era el lugar perfecto para sembrar droga. Yo vivo atrás del edificio y no vi nada extraño”.

Sánchez dijo que el arresto no la hace sentir más segura. “Esto ocurrió muy cerca del cuartel de policía, y eso nos indica que de todos modos corremos riesgos”, comentó.

Según la uniformada, las plantas alcanzaban los siete pies y estaban siendo cultivadas en los cinco pisos del edificio. Los agentes calcularon que la finca producía entre 50 y 60 libras por mes, dejando ganancias de $250 mil, además de que el último año la red obtuvo tres millones de dólares por la venta.

Pese a ser un negocio millonario, los arrestados tenían un domicilio modesto en zonas pobres del sureste de El Bronx. Los hermanos Diego, 25, y Víctor Reyes, 23, quienes enfrentan cargos de posesión de marihuana en primer grado y parafernalia de drogas en primer y segundo grado (uso criminal de equipo para producir drogas ilícitas), residen en un viejo edificio en la avenida Jackson, a unos metros del tren.

El lugar luce sucio, deteriorado y con las paredes pintadas. Pese a llamar repetidas veces en el departamento de los hermanos, nadie respondió, aunque se escuchaba música en el interior.

Vecinos calificaron a los hermanos Reyes como chicos tranquilos.

Una mujer que dijo llamarse Janet Soriano, con tres años viviendo en el lugar, comentó que pocas veces habló con los arrestados.

“No causaban problemas. Tampoco vi que se dieran vida de millonarios o que vendieran droga. Me parece increíble que ellos estuvieran detrás de una máquina ilegal de hacer dinero”.

Otro de los arrestados, Brian Muñoz, 24, también vive en un edificio sencillo en el mismo sector. Según el récord público de propiedad de Nueva York, la bodega utilizada para la producción de marihuana, se construyó en 1927 y está valuada en $722 mil.