Romney gana en Florida, la lucha sigue

La competencia por la nominación presidencial del Partido Republicano sigue en marcha pese al holgado triunfo de Romney en Florida
Romney gana en Florida, la lucha sigue
Mitt Romney ganó con 46.4% de los votos la primaria presidencial republicana en Florida.
Foto: Foto: Efe

MIAMI, Florida – Los republicanos de Florida dieron un sólido triunfo a Mitt Romney en las primarias del partido, con lo que el candidato espera lograr el impulso para cerrar el trato y lograr la nominación lo antes posible.

Celebrando en Tampa, Florida, ciudad que será también la sede de la Convención Nacional del partido en agosto, el precandidato dijo que, a pesar de la lucha primaria, “nuestro partido estará unido y tendremos una fórmula ganadora para Estados Unidos”.

“Una primaria competitiva no nos divide, sino que nos prepara para ganar”, dijo Romney, refiriéndose a la continuada pelea interna entre él y otros tres candidatos: Newt Gingrich, quien llegó de segundo ayer en Florida y también ganó Carolina del Sur hace 10 días, Rick Santorum, que ganó Iowa, y Ron Paul, que competirá con fuerza en Nevada.

Romney formuló ayer lo que parecía un discurso de convención nacional, dirigiendo sus cañones hacia el presidente Obama y citando las propias palabras del presidente, cuando dijo hace tres años que tendría un solo período si no “enderezaba la economía”.

“Estamos aquí para recolectar lo prometido”, dijo Romney, quien prometió que “con mi liderazgo terminará la era Obama y comenzará una nueva era de prosperidad americana”.

Pero el triunfo de Romney tuvo un costo: una campaña agresiva en la que la campaña del triunfador gastó un estimado de $16 millones en comerciales negativos contra su principal contrincante Newt Gingrich.

Se calcula que Romney gastó cinco veces más que Gingrich en publicidad negativa contra su contrario, mientras que Gingrich atacó a Romney a cada paso de su campaña por Florida. Romney acaparó el 46.4% del voto de los republicanos del estado.

Y aunque el sólido triunfo en Florida le dio un empujón a su campaña, ninguno de los otros tres precandidatos aún en la contienda se manifestó dispuesto a dejar la carrera y apoyar al exgobernador de Massachusetts.

Newt Gingrich, Rick Santorum y Ron Paul en sendos discursos prometieron seguir adelante con la competencia y buscar la representación de sus respectivos seguidores como alternativa a Romney.

Gingrich, quien llegó en segundo lugar con 31.9% dio un discurso desafiante desde Orlando e indicó que seguirá en la campaña con intención de ganar.

También dio las gracias a su hija Kathy, quien realizó comerciales en español en su nombre “para llegarle a los hispanohablantes”, dijo Gingrich, quien en repetidas ocasiones ha apoyado la idea de aprobar una ley que convierta al inglés en idioma oficial de Estados Unidos. Nunca en la historia del país ha existido dicha ley.

Gingrich también echó sus tiros contra Obama. “Si Barack Obama se reelige será un desastre para Estados Unidos”, dijo y aseguró que pronto presentará el equivalente al “contrato con América” que realizó en 1994 cuando era presidente de la Cámara de Representantes.

Aun cuando llegó de tercero, el precandidato Rick Santorum tampoco se da por vencido. Insistió en que ahora podría ser él la alternativa para los votantes conservadores.

“Necesitamos a alguien que haga contraste con el nominado conservador”, dijo Santorum, desde Nevada, donde hizo campaña el día de ayer. “Gingrich tuvo esa oportunidad en Florida tras ganar Carolina del Sur, pero en vez de lograrlo, él se convirtió en el tema de conversación. No podemos permitir que el nominado sea el tema de la campaña”.

Santorum ganó Iowa después de un recuento de votos y luego de que Romney había sido declarado ganador. El candidato dice que es el único conservador verdadero de la contienda y el que puede apelar al voto del Tea Party, aunque según CNN al parecer Romney no lo hizo tan mal con este grupo, obteniendo al menos la mitad del voto de los simpatizantes de este movimiento en Florida.

Ron Paul indicó que llamó a Romney y lo había felicitado por su triunfo, pero que le había dicho que “nos veremos en los estados donde hay asambleas”.

Nevada es uno de esos estados, y las asambleas (caucus) se prestan para el tipo de campaña de base y con entusiasmados voluntarios que Paul ha desarrollado, de manera similar a lo que lo hiciera Obama en 2008. Paul ya está haciendo campaña en Nevada y en Colorado.

El candidato libertario enfatizó su mensaje de libertad individual, la necesidad de una reforma a la política monetaria del país y su postura contra el excesivo gasto de defensa y las guerras preventivas.

Florida otorga 50 delegados al candidato ganador, pero es apenas el cuarto estado en la competencia. El próximo encuentro es 4 de febrero en Nevada. Allí se celebrarán asambleas en las cuales la base de organización de Ron Paul ha trabajado intensamente y Romney tiene una ventaja: una gran población mormona en ese estado.