Romney se enfoca en la clase media

El precandidato republicano dice que su campaña está centrada en la clase media
Sigue a El Diario NY en Facebook
Romney se enfoca en la clase media
Mitt Romney se trasladó ayer de Florida a Nevada de cara al próximo caucus republicano del 4 de febrero.
Foto: AP

Washington.- El precandidato republicano a la Presidencia Mitt Romney aseguró ayer que su campaña se centra en los estadounidenses de clase media, mientras que aquellos que son “muy pobres” no le preocupan porque existe “una red de seguridad para ellos”.

En una entrevista con la cadena CNN, el exgobernador de Massachusetts habló de su motivación en la carrera a la Casa Blanca, tras imponerse el martes en las primarias de Florida por un 47% de los votos frente al 32% de su rival inmediato, Newt Gingrich.

“Estoy en esta carrera porque me importan los estadounidenses. No me preocupan los muy pobres, porque tenemos una red de seguridad para ellos”, dijo Romney. “Si (esa red) necesita reparación, la arreglaré”, añadió.

El precandidato subrayó que tampoco le preocupan los “muy ricos”, que están “bien”, sino que piensa en “el corazón de Estados Unidos, el 90% ó 95% de estadounidenses que ahora mismo tienen dificultades”.

Cuando la presentadora pidió que aclarara sus palabras, Romney insistió en que no le preocupan “los muy pobres, que tienen una red de protección”.

“Pero si hay agujeros en ella, la repararé”, subrayó, citando los programas de cupones para alimentos, beneficios de vivienda o el seguro de salud para bajos ingresos.

Uno de cada siete habitantes de Estados Unidos son pobres, según el último informe de la Oficina del Censo, que indica que en 2010 el 15.1% de la población, unos 46.2 millones de personas, vivía con menos de 1,000 dólares al mes.

“Se acabó aquello de ‘estamos en esto todos juntos'”, escribió en Twitter poco después Jim Messina, el director de la campaña para la reelección del presidente Barack Obama, en referencia a los comentarios de Romney.

A medida que el político de Massachusetts se perfila como favorito en la carrera republicana, la campaña demócrata se esfuerza en presentarle como un empresario millonario distanciado de las dificultades de los estadounidenses de a pie.

Romney no es, sin embargo, el único aspirante criticado por sus comentarios sobre los pobres del país, puesto que Gingrich afirmó hace dos semanas que Obama es “el Presidente más eficaz (en la emisión) de cupones de alimentos en la historia del país”, algo que, consideró, ralentiza la recuperación económica.

Tras el proceso de primarias, la convención republicana, que se celebrará en agosto en Tampa (Florida), designará oficialmente al candidato del partido que se enfrentará a Obama en los comicios del 6 de noviembre.

Mientras, Gingrich viajó a Nevada con las esperanzas puestas en el peso de la corriente ultraconservadora del Tea Party y en sus amigos en el estado, entre los que se cuenta Sheldon Adelson, uno de los grandes magnates de los casinos de Las Vegas.

Pero su llegada al estado generó titulares poco halagüeños, después de que cancelara abruptamente una reunión con el gobernador Brian Sandoval.

“Eres un precandidato republicano que llega a un estado con gobernador republicano. Debes reunirte con él por pura educación”, dijo al diario Washington Post uno de los consejeros de Gingrich, que pidió el anonimato.