Bloomberg: ni despidos ni más impuestos

Revela un presupuesto preliminar para 2013
Bloomberg: ni despidos ni más impuestos
El Alcalde de Nueva York Michael Bloomberg presentó ayer el presupuesto preliminar para el año fiscal 2013.
Foto: AP / Mary Altaffer, Pool

Nueva York.- El alcalde Michael Bloomberg reveló ayer un presupuesto preliminar para el próximo año fiscal que según él es equilibrado y no incluye ningún aumento en los impuestos o despido de maestros o trabajadores uniformados, pero advirtió de los déficits estimados en los años por venir.

Bloomberg ofreció ayer un esbozo de su presupuesto tentativo de $68,700 millones. El año fiscal para el año 2013 comienza 1 de julio.

La propuesta presupuestal del alcalde es tradicionalmente la primera salva en una larga serie de negociaciones entre legisladores, funcionarios electos y activistas. Sus sugerencias no siempre se reflejan en el plan final, que requiere la aprobación del Concejo Municipal.

El año pasado, el plan presupuestario del alcalde pedía el recorte de miles de maestros de la ciudad. Los despidos hubieran sido los primeros desde la crisis económica de 1970. Sin embargo, el presupuesto final redujo el número de docentes a un estimado de 2,600.

En la última actualización del presupuesto oficial de su gobierno en noviembre, Bloomberg señaló que la ciudad esperaba hacer frente a un déficit de $2 mil millones, incluso después de inyectar miles de millones de dólares de ingresos por nuevos taxis de medallón y un fondo de atención de salud para jubilados. Pero al mes siguiente, la Oficina de Presupuesto de la ciudad predijo que el déficit sería menos grave, unos $1,200 millones.

Ayer, Bloomberg dijo que el déficit se cerró gracias a los mayores ingresos que recibe la ciudad y la reducción de los costos de cuidado de la salud. Sin embargo, advirtió de las deficiencias en los próximos años, señalando que se estima que habrá un déficit presupuestario de $3 mil millones en el año fiscal 2014, $3,500 millones en el 2015 y $ 3,400 millones en el 2016.

Bloomberg alertó de que Nueva York se enfrenta a una “bomba de relojería” por el creciente coste de las pensiones de los empleados municipales.

“Tiene que haber una reforma real de las pensiones si queremos seguir pagando escuelas, bomberos, policías y otros servicios de primera calidad que necesitan los neoyorquinos, así como proteger la seguridad del propio sistema de jubilación”, aseguró el regidor.