Sin fianza acusado de balear policía

Como "diablo" calificó la fiscalía a Luis "Baby" Ortiz y de diabólico su ataque al policía Kevin Brennan
Sin fianza  acusado de balear policía
Luis 'Baby' Ortiz (centro) fue instruido de cargos ayer en Brooklyn.
Foto: AP

Brooklyn.- Como “diablo” calificó ayer la fiscalía a Luis “Baby” Ortiz, de 21 años, y de diabólico su ataque al policía Kevin Brennan, de 29, en un discurso que la defensa calificó de teatral y político.

Ortiz está acusado de múltiples cargos, el mayor por intento de asesinato del policía al que presuntamente le disparó un tiro en la cabeza fracturándole el cráneo cuando éste le perseguía el 31 de enero, en el interior del 370 de la avenida Bushwich a raíz de un tiroteo en la zona.

El juez Charles Troia no estableció fianza y fijó para el 6 de febrero la próxima comparecencia en una sala atiborrada de policías. El abogado del acusado, Eric G. Poulos, protestó la presencia de fotógrafos y policías y que muchos uniformados estuvieran de pie al no haber suficientes asientos, algo no permitido en corte.

Troia aseguró a Poulos que “no toleraría un circo en su sala”, refiriéndose tanto a posibles reacciones de la familia que creó un caos en el precinto el miércoles cuando se sacó al acusado y a las habituales reacciones [gritos, aplausos] de los policías cuando uno de los suyos ha sido víctima. Troia advirtió que cualquier desorden llevaría al arresto de los causantes.

Lewis Lieberman, fiscal encargado del caso, indicó que las pruebas forenses confirmaron que la pistola encontrada en el 390 de la avenida Bushwick es la que disparó la bala extraída de la cabeza del policía. El arma fue encontrada en el suelo bajo la ventana del apartamento del tío del acusado, donde éste buscó refugio y donde fue detenido. “En algún momento, durante la persecución, lo que debía haber hecho es tirar el arma, pero en vez de ello le disparó a la cabeza”, dijo Lieberman. En el edificio también se encontró el tenis que hacía par con el que el acusado perdió durante su huida.

Además, Lieberman indicó que el acusado fue señalado en una rueda de identificación por tres testigos, que existe un video en el que se le ve luchando con el policía y de repente éste queda paralizado y Ortiz huye. En su encendido discurso, Lieberman anticipó que no habrá acuerdo con el acusado y que éste tendrá que ir a juicio y será condenado de 40 años a cadena perpetua. “El sabia que lo que hacía estaba mal, ahora es tiempo de pagar”, afirmó.

Poulos criticó como teatral y político el discurso de Lieberman indicando que eso no era lo que había que hacer, sino “presentar los cargos” y no actuar para la audiencia y la prensa. Asimismo, denunció que no se le habían facilitado las pruebas que había contra su cliente.

En posterior rueda de prensa, Poulos resaltó que su cliente le dijo que las contusiones que tenía en el lado derecho de la cara y un diente roto fueron causadas por puñetazos durante su arresto y en la comisaría. El Comisionado de Policía, Raymond Kelly, negó ayer en conferencia de prensa tener información al respecto y resaltó que el arresto se hizo con la presencia y supervisión del jefe de policía, Joseph Esposito.