Avances en tratamientos

Avances en tratamientos
Una de las tecnologías usadas actualmente por los oftalmólogos es la tomografía del ojo, que permite evaluar de mejor forma el campo de visión periférico.
Foto: thinkstock

Nueva York – El glaucoma es una enfermedad muy compleja, y aunque se han logrado avances en cuanto a los tratamientos, aún no existe la tecnología científica adecuada que permita curarla en su estado más avanzado.

Según el Estudio de Tratamiento de la Hipertensión Ocular (OHTS), dirigido por el NEI, las gotas medicinales para reducir la presión intraocular son efectivas para retrasar o prevenir la enfermedad entre las personas identificadas como de alto riesgo de glaucoma.

Por su parte, el Estudio de Intervención Avanzada de Glaucoma encontró que rasgos específicos, tales como la raza y/o etnia, pueden ayudar a predecir qué tipo de tratamiento quirúrgico es más probable que logre mejores resultados visuales.

EL NEI está investigando y utilizando técnicas avanzadas para desarrollar mejores herramientas para diagnosticar y tratar el glaucoma. Entre estas técnicas están la ‘oftalmoscopía confocal de barrido láser’ y la ‘tomografía de coherencia óptica’, que se utilizan para crear una imagen de la retina y el nervio óptico. Esto permite a los científicos estudiar cómo la presión elevada del ojo causa la muerte de las células nerviosas ópticas.

Sin embargo, algunas personas presentan glaucoma a pesar de tener una presión intraocular normal, hasta los 25. Por esto, el NEI también está realizando investigaciones con genéticas, células madre y las vacunas como posibles terapias para proteger las valiosos células del nervio óptico, que son afectadas por diferentes neuropatías visuales incluyendo el glaucoma.

“El glaucoma es un grupo complejo de enfermedades y está ocasionado por distintas cosas y no hemos encontrado aún el gen que la origine. Estamos tratando de identificar qué es lo que predispone a las personas a sufrirla”, explica la doctora Hanna Rodríguez Coleman, portavoz del NEI.