La clave: Manning vs. Brady

La clave: Manning vs. Brady
Tom Brady no vive su mejor momento.
Foto: AP

Todo muy callado. Nadie quiere mover el tapete y dar pretexto o incentivo al rival. Los Giants olvidaron sus trajes de luto en Nueva York y los Patriots, como acostumbran, totalmente alineados con su entrenador Bill Belichick, no dicen absolutamente nada. Para dejarles claro la gravedad del asunto, ¡ni Chad Ochocinco toma el micrófono!

O sea, hay un gran respeto mutuo entre ambas organizaciones, entrenadores y mariscales de campo. A los Giants ya no les queda el papel de David contra Goliat, y Nueva Inglaterra está lejos del dominio que mostró hace cuatro años en su temporada ‘casi perfecta’.

Por más que la gran multitud de medios le rascan, ningún equipo ha mordido el anzuelo, y a la fecha Peyton Manning, con su futuro en duda en Indianápolis, sigue siendo la mayor nota de la semana. Lo irónico es que el único Manning jugando esta semana, por su segundo título, es Eli y no Peyton.

Ni en materia de lesiones hay gran tema. El ala cerrado de los Patriots, Rob Gronkowski, está dolido del tobillo pero nadie cree que sea de importancia, como para afectar su participación y actuación el domingo. Y por más que sale el tema de una revancha de hace cuatro años, la realidad es que, por más que los protagonistas principales sean los mismos, los equipos y el momento son otro.

Se gana y se pierde en equipo. Obvio. Pero la NFL es una liga de mariscales de campo y no por coincidencia participan dos de los mejores. Me atrevo, sin gran riesgo de equivocarme, que la actuación de ambos será uno de los mayores factores el domingo. El ‘karma del quarterback’, reciben más crédito de lo que merecen por victorias y mayor culpa por las derrotas.

Una cosa es cierta, Eli Manning llega en mejor momento, sin duda. Manning suma 8 pases de anotación contra una sola intercepción en esta postemporada, promediando de paso más de 400 yardas totales por encuentro contra lo mejor de la Conferencia Nacional.

Con excepción de la victoria contra Atlanta donde aportaron los corredores Brandon Jacobs y Ahmad Bradshaw, Nueva York lo ha hecho gracias al brazo de Manning y la defensiva frontal.

Brady, por otro lado, hizo su fama respondiendo en momentos grandes, para llegar y vencer en tres Súper Tazones. Sin embargo, en la final de conferencia, Brady fue controlado con apenas 239 yardas por pase, cero pases de anotación y sufrió dos intercepciones. No es justo llamarle un ‘bache’, pero tampoco vive su mejor momento, a pesar de sus seis pases de anotación contra Tim Tebow y los Broncos para abrir los playoffs.

Pues por ahí encontramos el atractivo para el domingo. Un Eli Manning, maduro después de cuatro años más de experiencia, jugando a un alto nivel, contra un Tom Brady motivado.

El otro gran atractivo, conversiones en tercera oportunidad. Los 49ers convirtieron solo una de trece oportunidades contra los Giants y aun así forzaron tiempo extra y estuvieron a punto. Les aseguro que Tom Brady andará cerca del 50% en tercera oportunidad, cosa que pudiera complicar la vida de Nueva York.

Finalmente, qué esquema usara la línea ofensiva de los Patriots para combatir la presión de la línea defensiva de los Giants, quienes promedian más de cuatro capturas por encuentro en post temporada. Por eso no duerme Bill Belichick esta semana.

Hay varios que valen la pena comentar. Cualquier elemento de la línea ofensiva de Nueva York contra el guardia nariz de Nueva Inglaterra, Vince Wilfork.

Mucho se ha comentado sobre la falta de defensiva por parte de los Patriots esta temporada, pero vale aclarar que las fallas en su mayoría son por pase. Nueva Inglaterra supo contener a Ray Rice y Ricky Williams en la final de conferencia, el problema fueron los receptores abiertos Torry Smith y Anquan Boldin.

La secundaria de los Patriots contra los receptores abiertos de Nueva York, Hakeem Nicks y Victor Cruz, quienes han respondido en grande durante los playoffs, tendrá mucho que ver en el desenlace. Y para no quedarnos atrás, la secundaria de los Giants contra la estatura y corpulencia de Rob Gronkowski y Aarón Hernández serán también factor. ¿Y la carrera? Muy bien gracias. Notable por su ausencia y quizás la mayor clave para Nueva Inglaterra como antídoto contra la presión de Nueva York. La final promete, en grande.

No se pierdan la acción de la NFL. Al Súper Bowl, a coronar nuevo campeón.