NYCHA lanza plan para mejorar la seguridad

La Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York, NYCHA, está tratando de mejorar el problema de inseguridad que preocupa a muchos de los inquilinos del complejo residencial público.
NYCHA lanza plan para mejorar la seguridad
Exterior del complejo de viviendas públicas de Mott Haven donde se comenzó a implementar un plan de seguridad para los residentes.
Foto: Zaira Cortes / EDLP

Nueva York – La Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York, NYCHA, está tratando de mejorar el problema de inseguridad que preocupa a muchos de los inquilinos del complejo residencial público.

En los ocho edificios que NYCHA tiene en Mott Haven, El Bronx, por ejemplo, se está probando un nuevo sistema de seguridad con miras a implementarlo en todos los edificios que la agencia tiene en la ciudad.

La comisionada y miembro de la junta directiva de NYCHA, Margarita López, explicó que las cerraduras y puertas tradicionales se reemplazarán por lectores ópticos conectados a una base de datos. Sólo los inquilinos tendrán acceso mediante una tarjeta que será intransferible a otros usuarios. Las puertas tendrán un sistema de cerrado automático mediante fuerza magnética.

De acuerdo con NYCHA, esta tecnología permitirá a los inquilinos decidir desde su departamento a quién abrir la puerta de acceso al edificio.

López dijo que también se inició la instalación de un circuito cerrado de televisión (CCTV) en Mott Haven y otros residenciales selectos.

La Unidad Especial de Seguridad y Protección de NYCHA informó de la existencia de seis contratos equivalentes a $40 millones para la instalación del sistema de múltiple dispositivos de acceso y/o sistema de vigilancia de CCTV en varios residenciales a lo largo de la ciudad.

López destacó que aunque NYCHA considera que el uso de tecnología podría reducir la inseguridad en los edificios, se necesita de los inquilinos para garantizar una lucha más fuerte contra el crimen en la vivienda pública.

“Una puerta sofisticada no tendrá efecto si el inquilino permite el acceso a los delincuentes. Si el inquilino no es parte de la solución, se vuelve parte del problema”, advirtió.

Otra de las estrategias para combatir actividades ilegales en la vivienda pública es el reforzamiento del programa ‘Watch Tenant’, relanzado en 2010. Su versión más antigua fue Tenant Patrol, fundado en 1968.

El nuevo plan de ‘Watch Tenant’ implica la cooperación de inquilinos voluntarios con los Cuarteles de Policía del área. Brigadas de residentes y oficiales hacen vigilancia piso por piso.

“Lo más importante para combatir la inseguridad es la denuncia, que la comunidad no se vuelva cómplice del delincuente, que no tolere el crimen”, expresó la comisionada.

El programa ahora incluye un curso de adiestramiento desarrollado en conjunto con la Policía específicamente para los voluntarios del Cuerpo de Vigilancia de Residentes. Actualmente existen cerca de 4,500 voluntarios de Vigilancia de Residentes en 151 residenciales.

Jovana Gavito, 59, una residente de Mott Haven por 20 años, opinó que es necesaria la expulsión de inquilinos que se dedican a actividades ilegales.

“Mientras no tengamos vecinos que obedezcan la ley, [lo] veo difícil”.