Enseñe a su hijo a enfrentar el acoso escolar

Su hija llega de la escuela todos los días llorando porque un compañero de clase la molesta o la maldice. Tu hijo no quiere ir a la escuela porque los chicos lo empujan y le ponen apodos. Esto ha sucedido una y otra vez. Que estas acciones se repitan significa que su hijo está siendo acosado. ¿Qué puede hacer usted como padre?

Primero: Hable clara y honestamente con su hijo/a. Ayude a su niño/a que le diga exactamente lo que ha ocurrido, quién lo ha hecho, y dónde ocurrió. Trate de no criticar ni enojarse con su hijo porque el no reaccionó como usted hubiera querido. Es difícil para su hijo admitir que es víctima de acoso. Sería peor si usted, como padre, también lo hace sentir inútil.

Segundo: Trate de tranquilizar a su hijo. Déjele saber que usted tomará medidas para protegerlo.

Tercero: Vaya a la escuela o el lugar donde el acoso ocurrió y hable con la administración. Toda la información que su hijo le dio compártala con la administración de la escuela. Asegúrese de anotar los nombres de los niños envueltos y dónde y qué ocurrió. Esta información les ayudará en su investigación.

Cuarto: Asegúrese que el programa o escuela tiene un plan de acción para proteger a su hijo. Este plan debe incluir separar a su hijo del niño que él acusa de acoso, así como la identificación de una persona a la que su hijo pueda notificar si ocurre más acoso.

La fuerza más importante para combatir el acoso son otros estudiantes defendiendo la víctima. De este modo la fuerza de poder cambia del matón a la víctima y el acosador queda solo, permanentemente impotente. La acosadora verá que no puede intimidar a otros o se encontrará sola. A menudo estos actos de acoso ocurren y los adultos no lo saben hasta que llegan a un nivel de violencia. Pero lo que los adultos no saben los niños si saben y son muy conscientes. Por eso necesitamos armar a nuestros niños con el poder de informar sobre cualquier acoso que ellos ven y la confianza para defender sin violencia a cualquier víctima. Estamos formando de nuestros hijos e hijas que sean héroes. Este mundo necesita más héroes.

Si usted tiene cualquier pregunta, escríbame a

askdrvasthi@ambercharter.org