Recortes al presupuesto militar generan dilema

El secretario de Defensa Leon Panetta presentó un presupuesto 6,000 millones dólares más bajo

Recortes al presupuesto militar generan dilema
El senador republicano Lindsey Graham favorece el cierre de bases militares.
Foto: AP

Washington.- Los legisladores que vinieron a Washington decididos a promover recortes al presupuesto encaran un duro dilema ahora que el presidente Barack Obama y la cúpula militar propone reducir el tamaño de las fuerzas armadas, cerrar algunas bases y eliminar ciertas armas para lograr ese objetivo.

Una nueva estrategia que refleja el fin de las intervenciones en Irak y Afganistán ofrece la oportunidad de reducir los gastos militares y el déficit del gobierno, ahorrando cientos de miles de millones de dólares en los próximos diez años, pero al mismo tiempo eliminando miles de puestos de trabajo en los estados y distritos de los legisladores.

Tanto demócratas como republicanos se resisten y tratan de evitar despidos desde California, donde se construye el avión sin piloto Global Hawk, hasta Wisconsin, hogar del veloz barco de guerra Littoral.

“Al final de cuentas queremos ahorrar dinero en todos lados, menos donde nos molesta”, declaró el senador republicano Lindsey Graham en una entrevista. Graham es miembro del Comité de los Servicios Armados y uno de los pocos legisladores que aprueba más cierres de bases.

El secretario de Defensa Leon Panetta presentó hace poco un presupuesto de 525,000 millones de dólares para el próximo año, que es 6.000 millones dólares más bajo que el actual. La propuesta es el primer paso en un plan destinado a reducir el déficit fiscal que Obama y los republicanos acordaron el año pasado y según el cual habría que recortar 487.000 millones de dólares en los gastos proyectados de defensa en los próximos diez años.

“Que quede claro: los ahorros que estamos planteando se harán sentir en los 50 estados y en muchos distritos de todo el país”, dijo Panetta al delinear la propuesta en una conferencia de prensa. “Esto será una prueba que determinará si el objetivo de reducir el déficit es solo palabras o estamos dispuestos a actuar”.

Obama presentará su presupuesto general ante el Congreso el 13 de febrero, pero el adelanto que dio Panetta ofrece detalles que generan inquietud en el Capitolio.

El presupuesto contempla la cancelación del programa del Global Hawk de la Fuerza Aérea. Se trata de un aparato que vuelta a grandes alturas, sin tripulación, usado en misiones de vigilancia y de recolección de datos. El Pentágono dice que, con un costo de 215 millones de dólares por aparato, resulta más conveniente usar los aviones espías U-2, que aparecieron en la década de 1950 y ayudaron a encontrar misiles soviéticos en Cuba en 1962.

Northrop Grumman construye los aparatos en Palmdale, California, el distrito del presidente del Comité de los Servicios Armados de la Cámara Baja Howard “Buck” McKeon.