Yarelis se recupera en medio de muchos cuidados

Yarelis se recupera  en medio de muchos cuidados
Giselle Bonilla, izq., fue la donante de medula ósea para su hermana Yarelis.
Foto: cortesia

Nueva York – La niña Yarelis Bonilla, cinco años, evoluciona favorablemente al trasplante de medula ósea que se la realizó el 24 de enero.

“Ayer estuve con ella y se ve que va mejorando”, dijo su padre German Bonilla quien se turna con su esposa María en el cuidado de sus cuatro hijos.

Con el fin de evitar infecciones la niña no puede salir del cuarto en el que se encuentra en el Hackensack Medical Center y donde se le realizó el trasplante que, si no hay rechazo, le salvará la vida.

Entre las precauciones figura la alimentación intravenosa, el no recibir visitas dado su débil sistema inmunológico y que el familiar que está con ella lleve máscara y guantes para protegerla.

“Ella por ratitos juega, por ratitos ve la televisión, a ratos se duerme y hay momentos que se alegra”, informó su padre.

“Gracias a Dios está bien, se nota que está mejorando”, dijo su madre.

La donante de medula, su hermana Giselle, siete años, se ha recuperado ya de las molestias que sintió tras la donación. “Está en casa y ya está bien, se le pasó todo”, dijo el padre refiriéndose al dolor de cuerpo y unos grados de fiebre que tuvo el primer día tras el trasplante.

Giselle vino desde El Salvador gracias a una visa humanitaria, para donar la medula a su hermana ya que era la donante perfecta. Los doctores probaron todos los tratamientos posibles para el cáncer de Yarelis, pero al fallar estos buscaron un donante entre sus familiares. Ninguno de los que están en Estados Unidos eran compatibles con ella por lo que la familia recurrió a la hija dejada en El Salvador.

La niña deberá volver a El Salvador antes del 21 de marzo en que se cumple el plazo de la visa y según informó su madre tienen ya su billete de regreso.

candida.portugues@eldiariony.com