Sin dinero para jubilarse: una crisis anunciada

Guía de Regalos

¿Están los neoyorquinos listos para la jubilación? Un nuevo estudio conducido por la escuela de investigación social de la Universidad New School y por mi oficina muestra que un creciente número de neoyorquinos no tienen suficiente dinero para retirarse, lo que les obligaría a depender totalmente del Seguro Social o la ayuda de miembros de la familia, o seguir trabajando en la vejez.

Al mismo tiempo, hubo una disminución dramática en el número de trabajadores en la ciudad de Nueva York que tienen acceso a planes de jubilación patrocinados por el empleador, ambos tipos de planes los de las pensiones y las de ahorro de 401K, por ejemplo:

Más de un tercio de neoyorquinos que están cerca de la edad de jubilación tienen ahorros de menos de $10,000 dólares, lo que significa que tiene que subsistir con los ingresos del Seguro Social o no pueden retirarse en absoluto.

Entre el 2000 y 2009, el porcentaje de empleados en la ciudad de Nueva York que tenían acceso a planes de jubilación patrocinados por el empleador se redujo de un 48% a 40% -un por porcentaje por debajo del promedio en EE.UU., que es del 53% (2009).

Los latinos están desproporcionadamente afectados. Sólo el 30% de los trabajadores latinos en Nueva York participó en un plan de jubilación patrocinado por el empleador en el 2009, en comparación con el 53% de los blancos y el 38% de los afroamericanos. La tasa también fue baja para los asiáticos, con un 26%.

El estudio, titulado “¿Están los neoyorquinos listos para la jubilación?”, esto grita alarma a los cuatro vientos. Cuando un porcentaje significativo de los neoyorquinos no pueden pagar su propia jubilación, esto no sólo crea tensión y sufrimiento para ellos, pero también afecta la economía de la ciudad por completo y tiene profundas implicaciones para los legisladores. Más trabajadores necesitan más acceso a los planes patrocinados por el empleador.

Hay demasiados neoyorquinos de avanzada edad sin ahorros para la jubilación o ingreso que se verán obligados a caer en la pobreza. Otros puede que dependan de sus hijos los cuales al apoyar a sus padres, se pueden retrasar en el ahorrar para su propia jubilación y así sucesivamente.

En general, los empleadores están cada vez menos dispuestos o en condiciones de patrocinar las pensiones – una tendencia realidad en la mayoría de las industrias y ocupaciones, y afecta a los neoyorquinos de casi todas las edades y grupos de ingresos.

El déficit de beneficios en la jubilación predice descenso en los niveles de vida y deja un hueco muy grande en la clase media de la ciudad. Mientras nos esforzamos para salir de estos difíciles tiempos económicos tenemos que construir una economía que funcione para todos. Si no lo hacemos, estamos creando la base para la próxima crisis.

Para más información sobre el informe vaya a http://www.comptroller.nyc.gov/rsnyc/