“La Catrina” celebra cien años

La icónica imagen popularizada por el grabadista José Guadalupe Posada permite una exploración de la identidad de raíces mexicanas en San Diego
Sigue a El Diario NY en Facebook
“La Catrina” celebra cien años
La Catrina de México.
Foto: AP

San Diego, California.- La ubicua presencia de “La Catrina”, la icónica imagen popularizada por el grabadista José Guadalupe Posada que celebrará su centenario el 15 de febrero, permite una exploración de la identidad de raíces mexicanas en San Diego.

Considerada como una de las figuras más importantes de la plástica mexicana, esta imagen está asociada principalmente al artista José Guadalupe Posada, fallecido en 1913 en la ciudad de México, país que emitirá el 15 de febrero un billete de lotería “La Catrina”, y donde se organizará una exhibición itinerante.

Pese a que la primera manifestación de “La Catrina” fechada formalmente es la pieza que inspiró la imagen pintada por Diego Rivera en el mural “Sueño de una tarde dominical en La Alameda Central”, procedente del grabado “La Calavera Garbancera” publicado en 1913 por Antonio Venegas Arroyo, especialistas consideran que Posada fue el autor original en 1912, aunque no la firmó.

La profesora de periodismo e historia de medios en la Universidad Rutgers, Regina Marchi, autora del libro “Día de los Muertos en EE.UU.- la Migración y Transformación de un Fenómeno Cultural”, dijo a Efe que “La Catrina” en EE.UU. es un símbolo que proporciona “unidad, distinción y orgullo cultural” tanto para inmigrantes mexicanos como para quienes se identifican con la cultura chicana.

Originalmente Posada creó este esqueleto, adornado con un sombrero con plumas, para satirizar las pretensiones de las mujeres de la clase alta mexicana durante los regímenes de Porfirio Díaz (1876-1880 y 1884-1911), agregó Marchi.

Con el tiempo, “el comentario social de ‘La Catrina’, que se originó en los cambios que trajo la modernidad a México como la corrupción del gobierno, la hipocresía de los ricos o los sufrimientos de los pobres, se ha perdido entre el público en general, convirtiéndose en la personificación por excelencia del Día de los Muertos”, indicó.

Historiadores como Jacques Lafaye han notado que al usar Posada las calaveras es la primera vez que el pasado azteca emerge en el arte moderno mexicano, uniendo tradiciones prehispánicas como la del tzompantli, o muros de cabezas humanas presentes en templos mesoamericanos, y los significados alegóricos que en Europa solían tener los esqueletos en el medioevo.

En EE.UU., son populares las figuras inspiradas en la imagen de “La Catrina”, presentes en museos y en tiendas de artesanías, que muestran que sus usos se han expandido para incorporar elementos de las culturas mexicoamericana y dominante, “catrinizando” a animales, surfistas o jóvenes con patinetas en el sur de California, además de personajes cotidianos.

Araceli López, de la tienda de artesanías Casa Artelexia en San Diego, dijo a Efe que las piezas tanto de cerámica, madera, papel maché, resina o plástico, que se cotizan entre los 30 y los 1.200 dólares, despiertan la curiosidad de los compradores y son de los artículos más populares.

“Los clientes que no son mexicanos piensan primero que hay algo satánico en las imágenes. Les explicamos la tradición del Día de los Muertos con lo que suelen cambiar su opinión, pero es menos común que la compren”, dijo López.

Para ella, que viene de una familia de Jalisco, en México, y por parte del padre cinco generaciones de Chihuahua, “La Catrina” le permite identificarse con sus raíces culturales, y sentir orgullo cuando las comparte con clientes, que incluso han llegado a organizar bodas temáticas con El Día de los Muertos.

Lirio López, de la “Tienda de Reyes” en el tradicional vecindario turístico de Old Town, dijo que los turistas gustan tanto de las artesanías más tradicionales como de las piezas híbridas de artistas mexicoamericanos inspiradas en “La Catrina”, entre ellas las de David Sánchez, David Lozeau, Gustavo Rimada, o el colectivo “Digital Art”.

“En general, mexicoamericanos no conocen a Posada, pero cuando preguntan sobre las calaveras podemos ilustrarlos sobre la historia de México”, indicó López. EFE