Romney esperaba evitar su cuarta derrota

Mitt Romney buscaba un triunfo.
Mitt Romney buscaba un triunfo.
Foto: EFE

Washington/EFE – El precandidato presidencial republicano Mitt Romney, quien hasta ahora ha acumulado más delegados para ser el que se enfrente a Barack Obama en las presidenciales de noviembre, espera evitar ayer la que sería su cuarta derrota consecutiva en los caucus del estado de Maine.

Al cierre de esta edición se deconocían los resultados.

Sin embargo, el legislador texano Ron Paul parece que no le iba a poner las cosas fáciles al exgobernador de Massachusetts y se ha mostrado optimista para alcanzar la que sería su primera victoria electoral en la carrera hacia la presidencia.

“Creo que tenemos una muy buena oportunidad”, dijo ayer Paul en la ciudad de Sanford, y aseguró además que para él los resultados de Maine son “muy importantes”, ya que pueden darle un nuevo impulso.

Romney intensificó sus esfuerzos en su campaña para obtener la confianza de los votantes republicanos en Maine, lo que refleja la creciente preocupación por perder de nuevo, tras las victorias de Rick Santorum en tres estados el pasado martes.

Ni Newt Gingrich, ni Santorum, quien ganó en Missouri, Minnesota y Colorado, han hecho una campaña activa en Maine, donde ayer, tras una semana de deliberaciones, se iban a dar a conocer los resultados.

Romney buscaba convencer a los votantes de Maine para que intercedieran a su favor con el ala más conservadora de su partido de que él debería ser el nominado por el partido para batirse con Obama.

“Quiero ser su candidato. Creo que soy la única persona en la carrera que realmente puede vencer al presidente”, alegó ayer el ex gobernador de Massachusetts frente a los votantes de los caucus.

Al igual que Iowa, Colorado y Minnesota, el comité de Maine es no vinculante, por lo que ninguno de los 24 delegados del Partido Republicano que están en juego en el estado están obligados a votar por un candidato concreto.

Sin embargo, Paul está convencido de que las preferencias de los delegados de los comités se trasladarán a la convención estatal, donde se designará finalmente el candidato.