Rosa González:Con una enorme agilidad para operar un tren

Rosa González:Con una enorme agilidad para operar un tren
Foto: Gloria Medina / EDLP

Nueva York – Aunque bajita de estatura, Rosa González tiene la fuerza y agilidad para operar el tren más largo del sistema de subway de la ciudad de Nueva York. Desde el primer vagón esta puertorriqueña, de 49 años, tiene el control de operar uno de los trenes de la línea #2 desde Wakefield, que es el límite de El Bronx con Westchester, hasta East New York en Brooklyn. Diariamente hace el recorrido dos veces y en el trayecto se va encontrando con una variedad de personajes que le aportan experiencias nuevas en su diario vivir.

¿Cómo empezó su interés para operar un tren?

Estuve casada con un operador de tren y él fue el que me insistió que aplicara para tomar los exámenes. Antes trabajaba en restaurantes, cajera en supermercados, esos trabajos de bajo ingreso. Ya para quitármelo de encima le dije que sí.

¿Cómo fue el proceso para llegar a donde está?

En 1989 empecé a enviar la solicitud, a presentar los exámenes a la Ciudad y como combinan un examen para las dos posiciones que es operadora de tren y de bus. Primero me llamaron para conducir un bus y no lo tomé hasta que me llamaron para trabajar como extra en todos los trenes. Eso lo hacen todos los que comienzan y yo estuve así por un año.

¿Cuál es la diferencia entre conductora y operadora de un tren?

Empecé como conductora, que es la persona que va en uno de los vagones del medio del tren haciendo los anuncios, después pasé los exámenes para llegar a ser una operadora, que es la que lleva control del tren.

¿Cómo se siente en el trabajo siendo una de las pocas mujeres operadoras de tren?

Es un trabajo predominantemente para hombres, pero ahora se ven más mujeres, aunque no muchas. Llevo 11 años como operadora del tren y me gusta mi trabajo.

¿Cómo fueron sus primeros días de trabajo?

Al comienzo con miedo por el horario y porque era una responsabilidad muy grande. Y algo curioso que me pasó fue la primera vez que fui al entrenamiento, el instructor me indicó que agarrara el freno y resbalé y él me alcanzó a agarrar. Como soy bajita tuve que usar un banco para alcanzar. Hasta hoy en día se acuerda y se ríe de eso. Una vez, miré por la ventanilla y pensé que era otro tren que estaba detrás de mí y me preocupé, pero no era otro tren, sino el que yo operaba.

¿Cuáles horarios ha tenido?

Al comienzo fue un poco miedoso porque tenía el horario de la noche, y en ese entonces tenía a mis dos hijos pequeños, pero había que hacerlo. Uno se acostumbra, ahora tengo el de las 4:30 p.m hasta la 1:30 a.m. y estoy contenta porque hace poco dejé de trabajar los fines de semana.

¿Ha tenido alguna mala experiencia?

Una vez un hombre quería quemarme en la cabina, me amenazaba a gritos y tuve que llamar a la policía, que nunca llegó. Mi esposo tuvo que ir a recogerme porque quedé aterrorizada. Otra que recuerdo ahora, fue durante la nevada del 2011, porque el tren va por fuera del túnel, va por los carriles elevados desde la Tercera Avenida en El Bronx hasta la estación 180 St. En cada estación tenía que salir del tren y limpiar las señales. En esos momentos pensaba que si me resbalaba y caía podía terminar en el piso de la calle.

¿Y alguna experiencia buena?

Todos los días pasa algo nuevo y bueno. Cada día es una sorpresa diferente. Así algo fuera de lo común, no. Ese día todavía no ha llegado. En el día hago dos viajes de ida y regreso en unas seis horas.

¿Qué piensan sus amistades de su trabajo?

Algunos de mis amigos todavía no me creen que sea operadora de un tren por mi estatura. Mido 5’1″ y me dicen ‘tú eres muy pequeña para alcanzar esas cosas’. Lo bueno es que los trenes nuevos tienen incluidas escaleras.

¿Cuánto tiempo se demora un recorrido de extremo a extremo?

En un buen día es hora y media, cuando nada pasa. Pero cambia dependiendo lo que pase, un pasajero enfermo, el clima, etc.

¿Cómo es un día regular en su vida?

Por mi horario de trabajo, regularmente me acuesto como a las 4:00 a.m y duermo hasta las 10:00 a.m y me quedo en cama como hasta las 11:30 a.m. Hago algunas cosas en casa y me preparo para ir a trabajar. Me gusta ir temprano porque no me gusta llegar tarde. Me reporto al terminal de la 243 St, me aseguro de lo que está pasando en las carreteras, chequeo el horario de los trenes y me aseguro de tomar el tren que me toca, que el tren esté apropiadamente cargado y que todo trabaje bien.

¿Qué diferencias hay entre los trenes viejos y los nuevos?

Son totalmente diferentes, los trenes viejos eran los R62 y los nuevos son R142 que comenzaron a funcionar en el 2002. Son diferentes en los frenos antes se usaban las dos manos, ahora una sola. Tienen el arranque y el freno en una sola manilla y es más suave, además hay más espacio en la cabina.