Caso Luis Suárez se eleva hasta nuevas esferas

Las críticas por el acto y su manejo apuntan al equipo, al entrenador y al jugador
Caso Luis Suárez se eleva hasta nuevas esferas
Patrice Evra (segundo desde la derecha) permanece con su diestra extendida ante Luis Suárez (izq.) en el partido del sábado.
Foto: EFE / Kerim Okten

LONDRES – El principal patrocinador del Liverpool criticó ayer al club por su conducta durante su polémico partido contra el Manchester United, en el que el delantero uruguayo Luis Suárez se negó a darle la mano a Patrice Evra.

El banco británico Standard Chartered, que en 2009 firmó un acuerdo por cuatro años para ser patrocinador de las camisetas del club inglés, externó su descontento a los dueños estadounidenses del Liverpool, la compañía de inversiones deportivas Fenway Sports Group, con sede en Boston.

“Estamos muy decepcionados por el incidente del sábado y hemos planteado nuestras preocupaciones con el club”, dijo la compañía londinense de servicios financieros.

La imagen de uno de los equipos más exitosos de Inglaterra recibió un nuevo golpe el sábado cuando Suárez desairó a Evra a la hora del saludo previo al partido en el estadio Old Trafford, volviendo a encender la disputa por racismo que estalló cuando el delantero uruguayo profirió frases de tinte racista en contra del defensor francés durante un partido en octubre pasado.

El entrenador del Liverpool Kenny Dalglish también fue criticado por su reacción después del partido, al negarse a reprobar la actitud de Suárez.

Dalglish defendió a Suárez tras el partido al señalar que sus detractores se “extralimitaron” al culpar al delantero por lo acaecido.

El acuerdo del Standard Chartered con el Liverpool, que ha ganado 18 veces el título de la liga inglesa, se estima en 20 millones de libras (31.5 millones de dólares) por temporada hasta el 2013-14.

Suárez ofreció disculpas el domingo por decepcionar al Liverpool y “lo que representa” y Dalglish y el director deportivo del club, Ian Ayre, señalaron que el uruguayo “engañó” al equipo sobre su intención de darle la mano a Evra. Por su parte, Dalglish luego se disculpó por sus declaraciones durante una entrevista con la cadena televisiva británica Sky Sports.

En un acalorado partido entre los dos clubes más exitosos de Inglaterra, los jugadores de ambos equipos se habrían peleado a las afueras de los vestuarios, lo que provocó la intervención de la policía. Evra incitó a la afición local con su desmesurados festejos frente a Suárez al término del partido.