Paran búsqueda de restos en fosa común

La lluvia impide quinto día de rescate de víctimas de dos asesinos
Paran búsqueda de restos en fosa común
Personal de rescate busca restos humanos en una excavación, en un antiguo pozo de agua cerca de Linden, el domingo.
Foto: AP

LINDEN, California (AP).— Debido a la lluvia, ayer se suspendió la búsqueda de más restos humanos en lo que parece ser una fosa común usada por dos hombres conocidos como los “Speed Freak Killers” (asesinos locos por las anfetaminas), un día después de que las autoridades desenterraran cientos de fragmentos óseos.

Los horripilantes descubrimientos tuvieron lugar en un viejo pozo de agua cerca del poblado rural de Linden, en el Norte de California. El recluso condenado a muerte, Wesley Shermantine, había informado que el pozo podía tener 10 o más víctimas, como resultado de la ola de asesinatos ocurrida entre la década de 1980 y 1990.

Junto con los huesos, los miembros del equipo de rescate desenterraron el domingo prendas de vestir, un bolso y joyas. Estos artículos se encontraron a 45 pies de profundidad en el pozo de agua ubicado en un establecimiento ganadero abandonado, informó en una declaración Les García, portavoz del Departamento del Sheriff del Condado de San Joaquín.

Los miembros de rescate, los empleados del departamento de obras públicas y los voluntarios llevan encontrados más de 300 huesos humanos y piensan reanudar la búsqueda, señaló García.

Los miembros de rescate volverán a cavar, buscar entre la tierra y catalogar lo que encuentren hoy martes, si las condiciones climáticas lo permiten, señaló. La búsqueda se desarrollará a un ritmo “lento y tedioso” y se piensa que durará varios días más, afirmó García.

Mientras tanto, el departamento del sheriff designó una línea telefónica directa, (209) 468-5087, para aquellas personas que sospechen que sus seres queridos se encuentran entre estas víctimas.

Para comunicarse con los investigadores, se puede enviar un mensaje de correo electrónico a coldcase@sjgov.org. El departamento solicitó el lunes que estos mensajes incluyan nombres, números de teléfono, el nombre de la persona desaparecida y el número del caso.

El domingo fue el cuarto día consecutivo en que se encontraron restos humanos con la ayuda de un mapa preparado por Shermantine, que junto con Loren Herzog, un amigo de la infancia, fueron llamados los “asesinos locos por las anfetaminas” después de su arresto en 1999.

Shermantine fue encontrado culpable de cuatro asesinatos y sentenciado a muerte.

Herzog fue encontrado culpable de tres asesinatos y sentenciado a 77 años de prisión, aunque más tarde su condena se redujo a 14 años. Un tribunal de apelaciones desechó su condena por asesinato en primer grado, después de dictaminar que su confesión fue obtenida ilegalmente.

Herzog quedó bajo libertad condicional en 2010 y se trasladó a una casa rodante fuera de la Cárcel Estatal High Desert, ubicada en Susanville. El mes pasado se suicidó fuera de la casa rodante, luego de que Leonard Padilla, un cazador de recompensas de Sacramento, le informara que Shermantine había dado a conocer la ubicación del pozo de agua, además de otros dos lugares más.

Se enviará un trozo de cráneo y huesos humanos encontrados el sábado en el pozo del Condado de San Joaquín al Departamento de Justicia de EEUU. con la esperanza de poder identificar los restos mediante análisis de ADN, informó García.

Los registros dentales identificaron los restos encontrados el jueves en el Condado de Calaveras, cerca de la propiedad que en algún momento tuvo la familia de Shermantine, como pertenecientes a Cyndi Vanderheiden, de 25 años, desaparecida en 1998.

El viernes se encontró otro conjunto de restos en la misma zona, y los padres de Chevelle “Chevy” Wheeler, de 16 años, que desapareció en 1985, dijeron que las autoridades les informaron que consideran que ese es el lugar donde supuestamente se enterró a su hija. Paula Wheeler también señaló que los investigadores le informaron que los restos estaban cubiertos por la misma ropa con la que recuerda ver a su hija el día en que desapareció.