Dolan reta a Obama por anticonceptivos

Dolan reta a  Obama por anticonceptivos
Timothy Dolan será consagrado como cardenal este fin de semana.
Foto: ap

ROMA – El presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos prometió ayer acudir a los tribunales y al Congreso para desafiar la decisión unilateral anunciada por el presidente Barack Obama en su mandato del seguro médico, que exime ahora a las instituciones religiosas de pagar directamente por el control de la natalidad de sus empleados, pasando esa obligación a las empresas aseguradoras responsables.

El cardenal designado Timothy Dolan dijo que creyó en Obama cuando dijo que no estaba en contra de las distintas organizaciones religiosas y que cumpliría su promesa de colaborar con éstas para enmendar su mandato.

“Creí en su palabra”, dijo Dolan en Roma, donde el sábado será consagrado cardenal. Empero, insistió, “debo reconocer que es cada vez más difícil creer” en la afirmación de Obama de dar prioridad a la libertad religiosa.

Obama intentó disipar el viernes la indignación causada por su insistencia de que las instituciones religiosas como hospitales y universidades católicas paguen los métodos para controlar la natalidad. En lugar de ello, aseguró, el pago recaerá sobre las empresas aseguradoras que costean esos servicios en las instituciones religiosas, que pasarán los costos a los titulares de sus pólizas.

La posición inicial del gobierno levantó ampollas en los obispos católicos y evangélicos, e hizo que muchos republicanos denunciaran que equivale a un asalto contra la religión al obligar a las entidades religiosas a pagar por los anticonceptivos, la esterilización y la llamada píldora del día siguiente en contra de sus conciencias.

La orden plantea además graves interrogantes filosóficas sobre qué instituciones serán consideradas religiosas y por lo tanto exentas.

“¿Tiene el gobierno federal el derecho a ordenar a una persona religiosa o entidad religiosa cómo debe definirse?”, preguntó Dolan. “Esto es lo que más nos asusta”.

En un principio Dolan consideró el compromiso de Obama “un primer paso en la dirección correcta” tras conocer el anuncio el viernes por la mañana. Pero horas después, la Conferencia Episcopal estadounidense que preside Dolan lo rechazó en una declaración, por considerar que es inaceptable y por plantear “graves temores morales”.

Dolan, arzobispo de Nueva York, dijo que su principal temor es la vigencia de las “obligaciones sofocantes”. Además, muchas entidades católicas se autoaseguran, por lo que tendrían que pagar por servicios que consideran inmorales y contrarios a su fe.