Rolando Santana

Rolando Santana
Foto: EFE

Nueva York – Peinados muy a lo Farrah Fawcett y el brillo de los 70’s fue el estilo escogido para las modelos que desfilaron la última colección de Rolando Santana.

Tras bastidores el diseñador conversaba muy relajado sobre su trabajo, mientras un grupo de maquillistas preparaba a las muchachas que minutos después darían comienzo al show.

“Entre las piezas que más me gusta están las hechas con esta tela”, dice mientras apunta una tela negra con un brillo muy sutil. “Es suave y cuando la mujer camina es como si bailara con su cuerpo”, admite el experto en moda que llegó a Nueva York en 1991, desde Cuernavaca, México, y trabajó por varios años junto a Donna Morgan.

“A mí me encanta el brillo. Me inspiré en esa moda de finales de los 70’s. Quería que la mujer se viera libre, elegante y alegre”, y así fue como resultó su desfile. La presentación estuvo compuesta de trajes rojos con mangas sueltas, escotes atrevidos que mostraban parte del seno, faldas ajustadas con pieles e hilachos de cabra, muy sutil.

“Yo no quería maquillar mucho a mis modelos porque el vestido ya es de por si el protagonista”, admite mientras enseña un zapato de tacón alto color dorado, un calzado que diseñó y que cada modelo uso mientras caminaban la pasarela.

La colección no mostró exageraciones ni sorpresas. Fue simplemente Santana en su mejor estilo: exquisito y con gracia.