Aún se puede lograr que iglesias usen escuelas

Guía de Regalos

La Iglesia de Grace Fellowship es un inquilino que cualquier propietario quisiera tener. Excepto en la Ciudad de Nueva York.

En los seis años que ha alquilado espacio en PS 150 en Sunnyside, la congregación de 100 devotos ha trabajado con los vecinos para mantener al vecindario libre de grafiti. Ellos ayudaron a la escuela a mantener vivo el programa de actuación. Ahora, gracias a una lamentable decisión por parte del alcalde Bloomberg, Grace Fellowship acaba de perder su hogar y Sunnyside ha perdido un pilar de su comunidad.

El domingo, el alcalde desahució a 68 instituciones religiosas como Grace Fellowship que han alquilado espacio en escuelas públicas por décadas. Estos grupos son inquilinos que pagan, al igual que innumerables otros incluyendo los Boy Scouts y las pequeñas ligas.

En los últimos dos meses hemos estado al lado de estos fieles. Ellos son una ventaja, no sólo para sus comunidades, sino también para las escuelas que usan. Tomemos como ejemplo a la Iglesia Presbiteriana de Park Slope, que ofrecen clases particulares después de la escuela en John Jay High School. Estas instituciones ayudan a unir a escuelas a las comunidades en las que habitan.

Nosotros creemos firmemente en la separación de Iglesia y Estado. Este no es el tema aquí. Grupos religiosos no están buscando tratamientos especiales o exenciones o la habilidad de usar espacio en lugares públicos sin tener que pagar como los demás. Todas las congregaciones como Grace quieren los mismos derechos otorgados a cientos de otras instituciones en esta ciudad, el derecho de alquilar un cuarto como lo han hecho sin incidente o conflicto durante tantos años. Echarlos porque tienen una afiliación religiosa es discriminación, así de simple.

El argumento de la Ciudad para echar a congregaciones a la calle es defectuoso. El alcalde y el canciller de escuelas toman como ejemplo una decisión judicial reciente que ha permitido estos desalojos. La Ciudad puede estar dentro de sus derechos para permitir que congregaciones sigan alquilando espacio como lo han hecho siempre, pero eso no significa que no haya nada que hacer. La Autoridad de Viviendas de la Ciudad, por ejemplo, desistió un plan similar y continúa alquilando espacio a grupos religiosos.

Hasta último minuto, las congregaciones rezaron que el sistema escolar desistiera también. Ahora que la Ciudad ha enseñado ha hecho lo impensable, necesitamos hacer un llamado a una autoridad más alta. La legislación que recientemente pasó en el Senado Estatal podría obligar a la Ciudad a permitir que grupos religiosos continúen alquilando espacio en escuelas públicas- necesitamos legislación en la Asamblea Estatal también para que el gobernador Cuomo firme esta ley inmediatamente. De lo contrario, comunidades se quedarán sin estas instituciones y servicios.

El alcalde Bloomberg está equivocado. El negar a grupos el derecho a alquilar espacio por su afiliación religiosa es un acto claro de discriminación, y es uno que la Legislatura Estatal debe impugnar rápidamente.