Contribuye con la ciencia para evitar deportación

Espera que las autoridades de inmigración consideren el sacrificio haberse puesto al servicio de la ciencia

Guía de Regalos

Contribuye con la ciencia para evitar deportación
Luis Alberto Lamas pide apoyo a la comunidad para poder pagar sus medicinas ya que no tiene seguro médico.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Chicago.- Luis Alberto Lamas emigró de su natal Zacatecas, México, a Estados Unidos hace 8 años. Y en vista de que tenía familia en el suburbio de Woodstock en Illinois decidió establecerse en ese lugar.

Trabajando como lavaplatos y cocinero le iba bien, pero todo cambió en octubre de 2010 al ser afectado por una extraña enfermedad.

“Todo empezó con infecciones en los oídos, nariz y garganta, pensé que se trataba de una gripe. Sin embargo, mi salud se complicó y fui a parar al Hospital Centegra de Woodstock. Como no tenían todos los recursos para dar con mi enfermedad, optaron por trasladarme a Chicago. Ningún nosocomio quería tratar mi caso, por ser indocumentado, sólo en el Centro Médico de la Universidad Rush decidieron atenderme de forma gratuita”, dijo Lamas, de 26 años, a La Raza.

En el Centro Médico de la Universidad Rush le diagnosticaron Granulomatosis de Wegener, este mal se da por causas inciertas y se caracteriza por la inflamación de una variedad de tejidos y vasos sanguíneos que daña órganos vitales del cuerpo como los riñones, el hígado y los pulmones.

“Trabajo en la cocina sólo medio tiempo porque si no se me hinchan las rodillas. Y para comprar mi medicina necesito un presupuesto de 500 dólares. Es por eso que solicito el apoyo de la comunidad porque a veces no tengo para cubrir los gastos de los remedios y la renta”, declaró.

“Los doctores pidieron mi consentimiento para estudiar mi enfermedad. Accedí a brindarles ayuda sin importar si esto es a beneficio de alguien más, así que sometí mi cuerpo al servicio de la ciencia. Sólo espero que se tome en consideración este sacrificio y no sea deportado por parte de las autoridades de inmigración”, destacó Lamas.

CORTE EN NOVIEMBRE

Este joven hispano indocumentado tiene una orden de deportación e irá a corte el 8 de noviembre por manejar sin licencia y por haber chocado contra un buzón de correos en el Condado de McHenry.

“Esto se debió a una mala combinación en mis medicamentos, comencé a sentir mareos en el momento que estaba manejando, por eso choqué, inmediatamente vinieron los alguaciles y me llevaron con inmigración”, testificó.

“Nosotros le ofrecimos todo el apoyo a través del programa de traslado de pacientes a México, esto es lo que le brindamos a pacientes vulnerables cuando no tienen aquí ninguna otra opción y que de forma voluntaria deciden regresar a su país de origen a recibir atención médica”, señaló Raúl García, coordinador del programa de salud del Consulado General de México en Chicago.

PODER DISCRECIONAL

Por cuestiones de seguridad y económicas, Lamas prefiere quedarse en Estados Unidos porque, según él, aquí le ofrecen todas las garantías para recibir una adecuada atención hospitalaria para combatir su extraña y letal enfermedad. “Tengo la esperanza que con la nueva iniciativa del presidente Barack Obama se use el poder discrecional en mi caso para que así se puedan retirar los cargos de mi deportación”, señaló.

Kathleen Vannucci, abogada de inmigración de Lamas, dijo a La Raza que su cliente no califica para luchar en corte puesto que tiene menos de 10 años viviendo en Estados Unidos y tampoco puede solicitar una visa humanitaria porque se encuentra fuera de su país de origen.

“El juez tendrá el poder para continuar o frenar el proceso de deportación. Vamos a presentar al gobierno un paquete de documentos bien fundamentados con el fin de que ellos cierren este caso y Lamas pueda quedarse en Estados Unidos. Si no se le permite quedarse en el país, habrá dos alternativas: pedir una extensión u optar por una salida voluntaria”, puntualizó Vannucci.

Para quienes deseen apoyar a Jesús Lamas hay una cuenta con su nombre en el Banco Chase con el número 926-1614-98.