Defienden pagos por días de enfermedad

Se puede ahorrar dinero al mantener a los neoyorquinos saludables

Nueva York – Un grupo de médicos y enfermeras pidieron ayer que se apruebe una legislación que haría obligatorios los días de enfermedad pagos en la ciudad de Nueva York, alegando que la medida revertiría en ahorros millonarios para la metrópoli.

Los profesionales de la salud se unieron ayer a concejales de la ciudad en las instalaciones del hospital Bellevue para resaltar los resultados de un informe reciente que asegura que si los neoyorquinos tuvieran ese beneficio básico, se reducirían las visitas innecesarias a las salas de emergencia. Y, como consecuencia, se ahorrarían casi $40 millones en servicios de atención médica en estas salas, cantidad que incluiría $28.4 millones para seguros médicos financiados por los contribuyentes.

El grupo citó el estudio realizado por el Instituto de Investigación de Políticas para la Mujer, que muestra que la Gran Manzana se ahorraría $5 millones anuales en gastos de Medicaid, para argumentar que los días de enfermedad pagados son una forma inteligente de ahorrar dinero, y también mantener a la gente más saludable.

“Los trabajadores sin días de enfermedad pagados tienen menos probabilidades de obtener el tipo de atención médica preventiva que mantiene a la gente más saludable y reduce los costos, y más probabilidades de terminar en las salas de emergencia, recibiendo el tipo más costoso de atención”, indicó Barbara Gault, vicepresidenta del Instituto de Investigación de Política de la Mujer.

A la vez, tanto los miembros del sector de la salud como los legisladores, le salieron al paso a la propuesta del alcalde Michael Bloomberg de efectuar recortes de $7 millones en la Corporación de Salud y Hospitales de la ciudad (HHC) en su presupuesto del 2012.

“En lugar de recortar el presupuesto de la HHC, se puede ahorrar dinero al mantener a los neoyorquinos saludables. La conclusión es que los días de enfermedad pagados son un ahorro de dinero para nuestra ciudad de Nueva York “, dijo la concejal Rosie Méndez.

Los médicos y enfermeras recalcaron que muchos neoyorquinos que renuncian a la atención preventiva porque no tienen días de enfermedad remunerados, pueden terminan siendo tratados en la sala de emergencia.

“Una tos fuerte puede convertirse en neumonía o bronquitis crónica si no es atendida. Un tumor en estadio temprano puede ser detectado y eliminado -o puede crecer, hacer metástasis y requerir cirugía mayor “, afirmó Anne Bove, enfermera del Bellevue y directora de la Asociación de Enfermeras.