Corte de La Haya suspende sentencia contra Chevron

Sigue a El Diario NY en Facebook

QUITO/AP – La Corte Permanente de Arbitraje de la Haya suspendió la ejecución de la sentencia y el reconocimiento de la sentencia de un tribunal de este país que ordenó a Chevron pagar 18,000 millones de dólares a los afectados por la contaminación de esa compañía en la amazonia, se informó el viernes.

Un comunicado de Chevron, emitido en California, señaló que Ecuador debe “tomar todas las medidas necesarias para suspender o hacer que se suspenda la sentencia y su reconocimiento dentro y fuera del Ecuador”.

El procurador general del estado, Diego Carrión, envió una comunicación, a la que AP tuvo acceso, en el que informa del laudo emitido el 16 de febrero de este año, al presidente de la Corte Provincial de Sucumbíos, Milton Toral.

En la misiva, Carrión asevera que el laudo dispone a Ecuador a adoptar “todas las medidas necesarias para suspender o causar la suspensión de la ejecución y reconocimiento dentro y fuera del Ecuador de las sentencias de la Sala Única de la Corte Provincial de Sucumbíos, del 3 de enero del 2012 y del 13 de enero del 2012” en contra de Chevron.

El abogado de los demandantes ecuatorianos, Pablo Fajardo, dijo a la AP que “no reconocemos como válido a esa Corte, si Chevron quería impedir la ejecución de la sentencia debía recurrir a los instrumentos que disponen las leyes ecuatorianas y no a esa corte que intenta imponer el interés económico por encima del derecho a la justicia que tienen los afectados por Chevron”.

El vicepresidente y consejero general de Chevron, Hewitt Pate, en el comunicado señaló que “tanto Chevron como Ecuador se benefician del fallo de ayer que confirma el Estado de Derecho e impide la ejecución de la fraudulenta sentencia de Lago Agrio”.

El 5 de enero la Corte de Sucumbíos ratificó en segunda y definitiva instancia una sentencia de febrero de 2011 que ordenó a Chevron el pago de 18.000 millones de dólares como sanción a la contaminación causada por Texaco entre 1972 y 1990, durante sus operaciones petroleras en la amazonia norte de este país.

Chevron compró a Texaco en el 2001 y asumió sus responsabilidades.

El juicio contra Chevron comenzó en 1993 cuando 88 ecuatorianos presentaron ante una corte federal de Texas una demanda por daño ambiental.