Dominicana aspira a escaño legislativo en P.Rico

Sigue a El Diario NY en Facebook

San Juan/EFE – Claribel Martínez Marmolejos es la primera dominicana que aspira a un escaño en la Asamblea Legislativa de Puerto Rico, territorio en el que viven decenas de miles de sus compatriotas por los que promete trabajar.

“Uno de mis objetivos es trabajar por los dominicanos, aunque también por el resto de extranjeros”, dijo ayer en entrevista con Efe Martínez Marmolejos, nacida en la ciudad de Puerto Plata hace 54 años pero con más de cuatro décadas de residencia en el Estado Libre Asociado.

Martínez Marmolejos, química de profesión, explica que para presentarse a un escaño del Senado de Puerto Rico por el Partido Popular Democrático (PPD), en representación del distrito que forman San Juan, Aguas Buenas y Guaynabo, tendrá que pasar el próximo 18 de marzo la primera prueba que suponen las primarias.

La ya hace muchos años ciudadana estadounidense, que salió de su República Dominicana natal al acusar de comunista a su madre el Gobierno de Joaquín Balaguer, luchará contra otros siete candidatos del PPD por los dos escaños para ese distrito electoral.

“Se ha perdido la dignidad en el Senado”, aseguró contundente Martínez Marmolejos para justificar su decisión de presentarse a un escaño en el Senado por el PPD, partido que como señala “es el de la justicia social que representa al jíbaro”.

Subrayó que la decisión última de saltar a la política le llegó tras observar cómo el Legislativo puertorriqueño se ha visto salpicado en las últimas fechas por una serie de escándalos de corrupción que han ensombrecido el panorama político local.

“Siempre es lo mismo -sobre los casos de corrupción- y una llega a la conclusión de que los ciudadanos decentes deben ir al Senado”, apunta Martínez Marmolejos, que recuerda que en Puerto Rico hay 68.000 dominicanos con ciudadanía estadounidense y por tanto con derecho a voto en la próximas elecciones del 7 de noviembre.

Martínez Marmolejos asegura que de alcanzar un escaño en el Senado dará seguimiento a la situación que sufren sus compatriotas en Puerto Rico, que según un informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos divulgado el pasado septiembre son víctimas de abusos por parte de la Policía local.