Tenue amenaza a la racha triunfal del Dortmund

Tenue amenaza a la racha triunfal del Dortmund
Arjen Robben, del Bayern, en los entrenamientos del pasado martes.
Foto: EFE / Andreas Gebert

Berlín/EFE – El líder del torneo alemán, el Borussia Dortmund, visita hoy al Hertha Berlín mientras que su más inmediato perseguidor, el Bayern Múnich, juega a domicilio contra el colista Friburgo.

El Schalke, mientras tanto, visitará al Wolfsburgo y el Borussia Mónchengladbach al Kaiserslautern.

El Dortmund llega al duelo contra el Hertha en medio de una racha victoriosa -ha ganado los cuatro partidos de la segunda ronda y su juego se hace cada vez más seguro.

Mientras, el Hertha se encuentra en una crisis honda, que ya llevó a la destitución del entrenador Michael Skibbe, que había asumido las riendas del equipo en diciembre.

Bajo la dirección de Skibbe el Hertha perdió los cinco partidos que jugó, uno en la Copa de Alemania y cuatro en la Bundesliga, y en el equipo hay mucha inseguridad de cara al futuro por la cercanía a la zona de descenso.

En ese sentido, la situación de los dos rivales resulta diametralmente opuesta. No obstante, hay dos elementos que le permiten al Hertha abrigar cierta esperanza.

En primer lugar, existe la vieja idea de que los cambios de entrenador suelen ser un revulsivo positivo, aunque en esta ocasión sólo vaya a haber un interino -René Treschok- en el banquillo.

Además, en la primera ronda del torneo el Hertha fue uno de los tres equipos que derrotó al Dortmund y el único que pudo ganarle al domicilio.

El Bayern, mientras tanto, llega al duelo contra el Friburgo tras recuperar el norte y ganar los últimos tres partidos disputados, dos en la Bundesliga y uno en la Copa de Alemania, con lo que se recuperó un poco de la minicrisis del comienzo de la segunda ronda cuando, tras una derrota y un empate, terminó cediendo el liderato.

El entrenador, Jupp Heynckes, ha hecho un cambio que ha sido clave en esa recuperación- el regreso de Toni Kroos a la posición de volante.

Esto implica que Thomas Müller o Arjen Robben tengan que quedarse en el banquillo.