Emotivo adiós a una estrella

Nueva York – Un día de invierno inusualmente cálido y un sol resplandeciente, fue el marco perfecto para despedir a Whitney Houston.

Cientos de admiradores se reunieron desde temprana hora en las calles adyacentes a la iglesia donde se realizó el servicio religioso portando fotografías de la diva, flores y globos con los que expresaron su admiración y cariño por la diva.

A una semana de su muerte, la cantante Whitney Houston fue despedida en una ceremonia privada a la que solamente pudieron asistir 1,500 personas.

El servicio religioso se realizó en la Iglesia Bautista New Hope en la ciudad de Newark, Nueva Jersey, estado donde nació.

Desde el momento en que se dio a conocer la noticia de la muerte de la cantante, las muestras de pesar y de cariño de sus admiradores no han cesado.

Seguidores latinos de la cantante procedentes del área triestatal y de otros estados estuvieron presentes para despedir a una de las cantantes cuya voz -aun luego de su partida- seguirá haciendo vibrar de emoción a millones de personas.

Houston será enterrada hoy en el cementerio Fairview, en Westfield, junto a su padre, John Russell Houston, fallecido en 2003, en una ceremonia privada para la que en principio sólo está previsto que asistan los familiares más directos de la cantante.