Católicos luchan por observar la Cuaresma

Con la celebración del Miércoles de Ceniza comienza hoy la Cuaresma y con ella muchos hispanos católicos de Nueva York se enfrentan a la disyuntiva de seguir con tradición católica de no comer carne los viernes, muchas veces dificultada por el ritmo de vida en la Gran Manzana, según encuestados por EL DIARIO.
Católicos luchan por observar la Cuaresma
Pescados y mariscos son muy demandados en la época de Cuaresma.
Foto: Thinkphotos.com

NUEVA YORK – Con la celebración del Miércoles de Ceniza comienza hoy la Cuaresma y con ella muchos hispanos católicos de Nueva York se enfrentan a la disyuntiva de seguir con tradición católica de no comer carne los viernes, muchas veces dificultada por el ritmo de vida en la Gran Manzana, según encuestados por EL DIARIO.

José Ramos, de 19 años, mexicano. “Todo depende, porque cuando trabajo hay que comer lo primero que encuentro. Siempre estoy de prisa, si un viernes tengo descanso, entonces lo guardo. No como carne”.

Luis Hernández, 31 años, mexicano. “No guardo la Cuaresma. Perdí la tradición, aquí sólo es trabajo y a veces ni me acuerdo. En mi país guardaba los viernes, no comía carne. Con tanto trabajo se me pasa que los viernes no debo comer carne”.

Irene Carreto, de 36 años, mexicana. “Trato de seguir la tradición de mis padres que me enseñaron que la Cuaresma significa que no debo comer carne, después del primer viernes que sigue al Miércoles de Ceniza hasta después que termine la Semana Santa. Los viernes no como carne y ayuno para prepararme para la Semana Santa”.

Jimmy Espinoza , de 41 años, ecuatoriano. “Creo que todos los días del año se deben guardar, tratando de vivir una vida santa y digna por respeto a Dios. Es importante llevar siempre una vida sana para agradar a Dios. La Cuaresma es importante para las personas que no tienen conocimiento de vida sana por lo menos guarden algo”.

Alicia Robles, de 34 años, ecuatoriana. “Guardo la Cuaresma. Nos preparamos para la Semana Santa porque es una semana para la reflexión. Los viernes comemos mariscos y la pasamos en familia”.

A. Z. Araujo, de 32 años, brasileño. “Mis abuelos fallecieron como a los 96 años y tenían como tradición ayunar. Continúo la tradición y los viernes, ayuno, no como carne, ni tomo, ni voy a discotecas”.

Alrededor de la web