Transición con miras a playoffs

Transición con miras a playoffs
"En mi mente no se me antojaba hacer demasiado", dijo Carmelo Anthony tras su regreso a cancha.
Foto: AP / Seth Wenig

NUEVA YORK – Algunos medios ven como “Problema en el Paraíso de Lin”, mientras que otros preguntan cómo podría un club como los Knicks perder de esa forma ante los mediocres, si le han ganado la guerra a los mejores.

Luego del desastre del lunes, cuando cayeron 100-92 ante los débiles Nets de Nueva Jersey, con todo y el regreso de Carmelo Anthony, así como con la entrada a juego de Baron Davis, los neoyorquinos deben seguir probando que son un equipo listo para la postemporada.

Sin embargo el club del Madison Square Garden, con marca de 16-17, hasta el momento da muestra que seguiría la primera mitad de esta campaña apretado y, por tanto, empeñado en terminar entre los ocho mejores de su Conferencia Este, suficiente para entrar a los playoffs.

“Deseo que Jeremy siga guiando la bola. Que cree para para mi, Amare (Stoudemire), para todo el mundo”, fueron las palabras de Carmelo tras verse envuelto en el nuevo sistema creado alrededor de Jeremy.

También la defensa debe incrementarse en los Knicks, con el fin de inyectarle al quinteto más solidez dentro de la cancha.

Los Knicks reciben hoy (7:30 p.m.) en su hogar a los Halcones de Atlanta, para luego terminar este primer periodo al otro día en Miami, contra Florida. Entonces, tras el descanso del Juego de Estrellas de este fin de semana, la consigna sería buscar un nuevo acoplamiento.

“En mi mente no se me antojaba hacer demasiado, sino mi juego dentro del sistema empleado en las últimas dos semanas”, subrayó Anthony.

Y exactamente sucedió, pero el juego que hizo Deron Williams, el estelar armador de los Nets, opacó tanto el regreso de Anthony como la llegada de Davis, así como la euforia de Jeremy Lin, quien, a juicio del coach local, Mike D’Antoni, sigue con su buen desempeño.

Williams encestó esa vez 38 puntos, suficientes para que su club arribara al cuarto periodo holgadamente y terminara arriba sin mucho contratiempo.

“Deron no tiene nada que enseñar. El es uno de los mejores ‘point guard’ de la Liga”, dijo D’Antoni con toda su razón, según AP.

Lin anotó en el último juego 21 puntos (7-18) y repartió nueve asistencias, mientras que Anthony hizo 11 en 37 minutos de acción tras perderse siete juegos con problema en la ingle.

La misión del coach D’Antoni es encontrar el camino de formar un quinteto manejable. Algo así como integrar el sistema ganador al presente.

Nueva York ha ganado ocho de los últimos 11 encuentros, cuando faltan 33 juegos en la temporada regular.

Alrededor de la web