Luto por choque de tren en estación

Al menos 49 muertos y 600 heridos en tragedia ferroviaria en Argentina
Luto por choque de tren en estación
Personal de rescate saca pasajeros del tren.
Foto: notimex

Buenos Aires/EFE – Al menos 49 personas, entre ellos un menor, murieron ayer y 600 resultaron heridas al chocar un tren de cercanías en una estación de Buenos Aires aparentemente por un fallo en los frenos, aunque las causas todavía son investigadas.

A las 8.30 hora local el tren, compuesto por ocho vagones, entró en la estación de Once, una de las más frecuentadas de la capital, a una velocidad de 26 kilómetros por hora y sin detenerse chocó contra el paragolpes de colisión.

El convoy, procedía de la localidad bonaerense de Moreno y llevaba entre 800 y 1.000 pasajeros que, en su mayoría se dirigían a sus puestos de trabajo en Buenos Aires.

Las autoridades bajaran la posibilidad de un fallo en los frenos como causa del siniestro, aunque esperan el testimonio del maquinista, que resultó herido, para aclarar las circunstancias del accidente.

La empresa de Transporte de Buenos Aires (TBA), responsable del servicio, hizo público un comunicado en el que afirma que el accidente “se produjo por motivos no establecidos y se están realizando tareas de investigación”.

Dirigentes del sindicato ferroviario se apresuraron a denunciar que el convoy accidentado es un Toshiba de 40 a 50 años de antigüedad y denunciaron el deterioro del sistema de trenes argentino por falta de inversiones y mantenimiento.

Las impactantes imágenes captadas por la cámara de las estación de Once sobre el accidente muestran cómo después del choque, el segundo vagón se empotró literalmente en el primero y aprisionó a decenas de personas.

“Nos estábamos preparando para bajar porque el tren estaba disminuyendo la velocidad, y sentimos que frenó de golpe y el segundo vagón era como si se plegara sobre el primero. La gente se me venía encima, estaba aprisionado”, explicó Marcelo, uno de los supervivientes.

“Gracias a Dios la puedo contar”, agregó este pasajero del primero de los ocho vagones del convoy accidentado.

“Venía parada (de pie) y se cayeron todos, todo el mundo estaba desesperado, todos querían salir pero no se podía. Fue como un terremoto”, relató otra de las viajeras.

Más de un centenar de ambulancias y dos helicópteros participaron en las tareas de rescate para evacuar a los heridos a distintos hospitales de la ciudad.

Los equipos de rescate trabajaron durante más de cuatro horas en la estación y tuvieron que cortar los techos de los vagones para evacuar a las víctimas.

Al menos 200 heridos continúan graves, según fuentes oficiales, que informaron que la mayoría de los damnificados sufre contusiones, fracturas, problemas respiratorios y cortes.

Los hospitales de la ciudad se han declarado en alerta y han suspendido las consultas de cita previa para atender la contingencia. Pese a los esfuerzos de las autoridades sanitarias y la policía por evitar la confusión, cientos de familiares de los pasajeros emprendieron un doloroso peregrinaje por los distintos hospitales de Buenos Aires para localizar a sus seres queridos tras tener noticia del siniestro.