Triunfo de la libertad

La Suprema Corte de Justicia dio el martes una importante victoria legal a trabajadores jornaleros al rechazar la apelación de la ciudad de Redondo Beach que había detenido a varias personas que solicitaban trabajo en la calle en cumplimiento de una ordenanza.

El Tribunal de Apelaciones del Noveno Distrito dijo que la prohibición establecida por la ordenanza era demasiado amplia y “limitaba la expresión mas de lo necesario” para promover la meta declarada por la ciudad de seguridad en el tránsito. El Alto Tribunal con su acción ratificó la decisión de apelaciones.

Redondo Beach comenzó a hacer cumplir una ley que lleva 20 años en los libros cuando varios comerciantes se quejaron de que la presencia de los jornaleros interfería con el tránsito y dejaba basura.

El arresto de los jornaleros fue una manera anticonstitucional para lidiar con las quejas. No se puede prohibir pedir trabajo como tampoco se puede impedir que se ofrezca mano de obra en la vía pública, punto.

En el pasado los centros de jornaleros han permitido que los trabajadores conecten con quienes necesitan gente de una manera organizada. Que no quepa duda que hay un mercado de oferta y demanda por estos trabajadores.

Lamentablemente la crisis económica ha eliminado los fondos que permitían la operación de estos centros.

La decisión de la Suprema Corte debe de desalentar la proliferación de leyes municipales como la de Redondo Beach. Si esta ciudad u otra quiere lidiar con los jornaleros y las personas que requieren sus servicios, deberia ayudar a que esta transacción ocurra de una manera segura para todos. Arrestar a estos trabajadores no es una opción.

ImpreMedia