‘Es un tumor significativo’

SAO PAULO/AP – Si el cáncer de Chávez se ha propagado al hígado, cerebro o sistema linfático, los objetivos más probables para un cáncer proveniente de la región pélvica, podría necesitar equipos más avanzados que puedan concentrar haces intensos de radiación en los tumores sin dañar los tejidos circundantes.

El doctor Demetrios Braddock, profesor adjunto de patología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, que investiga la propagación del cáncer, dijo que una lesión de dos centímetros “no es una recurrencia pequeña sino un tumor significativo”.

“Aunque sea sarcoma, el tratamiento típico es extirparlo. Así es como sería tratado probablemente aquí en Estados Unidos”, agregó, y aclaró que es el procedimiento si el cáncer no se ha propagado.

Pero Molina cuestionó incluso ese método por considerar que “la región pélvica está llena de órganos, nervios, vasos sanguíneos… no hay mucho margen para trabajar”. Agregó que la operación anterior del paciente en esa misma área debería haber dejado tejido cicatrizado, lo que complica el procedimiento.

Molina dijo desconocer la capacidad específica de los cirujanos en Cuba para lidiar con un tumor semejante.