Ramírez en campaña de reivindicación

Ramírez en campaña de reivindicación
El dominicano Manny Ramírez fildea una bola ayer en el campo de entrenamiento de Oakland.
Foto: AP / Darron Cummings

PHOENIX /AP – Manny Ramírez llegó ayer a las instalaciones de pretemporada de los Atléticos de Oakland y afirmó que quiere demostrar que todavía puede jugar en Grandes Ligas.

Después de una práctica de bateo, en la que conectó al menos siete jonrones ante los lanzamientos del coach Mike Gallego, Ramírez habló con la prensa acompañado pro su esposa Juliana y sus dos hijos, Manny Jr. y Lucas.

“Cometí algunos errores y quiero demostrarle a mis hijos que puedo corregirlos”, expresó el toletero dominicano. “Mi esposa y yo fuimos a la iglesia cada jueves por la mañana, nos arrodillamos y oramos. Fui bendito con esta nueva oportunidad”.

Ramírez firmó el lunes un contrato de ligas menores con los Atléticos que le pagaría 500,000 dólares si es incluido en el roster de las mayores. Podrá participar en los juegos de pretemporada y las exhibiciones en Japón, pero luego tiene que cumplir una suspensión de 50 partidos por dopaje antes de jugar en la temporada regular.

Ramírez se retiró la temporada pasada con los Rays de Tampa Bay para no cumplir con una suspensión de 100 partidos, tras su segundo caso de dopaje.

“Estoy agradecido por tener un trabajo”, indicó. “Al menos todavía puedo jugar pelota en las menores y trabajar en algunas cosas”.

Ramírez señaló que no se fija metas más allá de “demostrarle a la gente que todavía puedo jugar”.

El manager Bob Melvin expresó que la experiencia y fama de Ramírez pueden ser una influencia positiva en el camerino.

“Puede ser un gran ejemplo por su ética de trabajo”, señaló. “Tenemos algunos muchachos y, quien sabe, quizás se les pegue algo”.

Ramírez tiene 555 jonrones y 1,831 carreras remolcadas en las mayores.

“Creo que los muchachos están emocionados por conocer a Manny Ramírez”, indicó Melvin.

Cumple Beltrán. Carlos Beltrán decidió que le pagará en persona al zurdo de los Mets de Nueva York y ex compañero Jonathan Niese el costo de 10,000 dólares por una cirugía de nariz.

Beltrán, ahora con los Cardenales de San Luis, anunció el jueves que tendrá listo el cheque para Niese cuando su nuevo club juegue contra los Mets en la pretemporada. Las sedes de los dos equipos se encuentran distantes unos 40 minutos por carretera en Florida.

“Recibí la factura, sí”, dijo Beltrán. “Quiero ir allá y entregárselo personalmente”.

Beltrán sostuvo que no recomendó la cirugía en el verano anterior, pero que sí le ofreció solventar la factura cuando Niese le dijo que la operación no era una prioridad.

“Se me acercó un día después de la conversación y dijo: ‘¿Estás seguro de que vas a pagarla?”’, recordó el jardinero puertorriqueño. “Dije: ‘Bueno, la pago si te la vas hacer’. Supongo que se puso feliz de que no tenía que pagar los 10,000 dólares por su nariz”.

El lanzador de 25 años se realizó en octubre una cirugía para corregir un septo desviado. A principios de semana indicó que respiraba mejor ahora que la fosa nasal derecha ya no estaba taponada.

“Lo único que hice fue ofrecerle mis servicios para pagar, eso es todo lo que hice”, aclaró Beltrán. “No le dije que se hiciera algo. Sé que hay personas que decían que yo recomendé la cirugía de la nariz. Es imposible que yo le recomiende a una persona que se opere la nariz”.

La cirugía de octubre no enderezó la nariz del pitcher. Niese dijo el miércoles que tenía problemas para respirar por el orificio derecho desde hace tiempo. El cirujano le dijo que tenía una fractura, aunque el lanzador no recuerda cuándo se lastimó.

El zurdo, ganador de 11 partidos la temporada pasada con los Mets, señaló que estaba bromeando con Beltrán cuando el jardinero le habló de la cirugía y le ofreció pagarla.

Niese señaló entonces que le había enviado la cuenta a Beltrán, aunque sin mencionar la cantidad.

Beltrán fue canjeado la temporada pasada a los Gigantes de San Francisco, y luego firmó un contrato por dos años y 26 millones de dólares con los Cardenales de San Luis.