Con ambiente y sabor dominicano

Empresarios quisqueyanos apuestan por la conquista de los paladares más exigentes.
Con ambiente y sabor dominicano
La Casa del Mofongo ofrece variedades del plato tradicional dominicano.
Foto: Gianna Tavarez-Nicasio / EDLP

NUEVA YORK – No hay una nacionalidad que no se rinda ante la comida dominicana. Su colorido, aroma, y sabores matizados entre el continente europeo y africano la hacen ser una cocina codiciada, sobre todo entre el público hispano.

Estas características unidas al crecimiento latino de nuestra área, han servido de inspiración a empresarios dominicanos para invertir en aperturas de negocios locales, capaces de complacer al más exigente comensal.

Inspirados por los restaurantes con los que han crecido, y que no dejan de ser favoritos como son El Caridad, El Malecón, y Tu Casa Restaurante, entre otros, los emprendedores dominicanos han aportado un toque sofisticado, moderno a la cocina criolla dominicana, y la han fusionado, como es el caso de Mamajuana Café, con el concepto de cocina “nuevo latino”.

Víctor Osorio, copropietario de este popular establecimiento, recuerda sus inicios.

“En 2005, luego de varios años como propietario de negocios nocturnos, nos surge la idea de abrir un lugar de tapas y vinos. Queríamos algo casual, de ambiente más relajado, notando la necesidad que existía de algo diferente en aquel momento”, asegura el empresario dominicano.

Sin embargo, la expectativa creada por la apertura de este local dio lugar a largas filas de espera, llevando a sus dueños a rehabilitar la cocina para la preparación de un menú más extenso, y poder satisfacer a sus clientes.

“Nuestro plato estrella y más solicitado en Mamajuana es ‘El Puerquito’. Una pierna de cerdo horneada por seis horas, acompañada de Moro de gandules… y nuestra sangría es excelente, además de los cócteles en los cuales usamos jugos criollos como el de tamarindo”, concluye.

Localizado en Dyckman, “Mamajuana” también ofrece entretenimiento en vivo a partir de los miércoles, y almuerzos los domingos, ideales para compartir en familia.

Para Beatriz Mieses, residente del Alto Manhattan, Mamajuana es uno de sus lugares favoritos. “El menú es diverso y atractivo… me encantan las Croquetas de cangrejo. Las porciones son grandes, y se pueden compartir lo cual reduce los costos. Además de que tienen la mejor sangría de la ciudad, haciendo de este lugar el ideal para una noche fuera con amigas”, asegura la dominicana.

En el 809 Bar and Grill, propiedad del empresario dominicano Cirilo Moronta, los platos son nombrados honrando puntos distintivos dominicanos, como el de los ceviche “Bahía de Ocoa”, y “Sosúa”.

Enmanuel Muñoz, asistente administrativo del lugar, nos cuenta que el Churrasco con yuca frita es el plato más solicitado.

“Me gusta mucho sobre todo el ambiente en 809, y la comida que es muy buena también”, dice la dominicana Elly Severino, residente de El Bronx.

Apt. 78 Café and Lounge es otro punto de encuentro de la juventud latina de Washington Heights. Abierto los siete días de la semana, e inspirado en el barrio de Soho, es un punto de convergencia entre la gente que busca buen ambiente después del trabajo, o durante los fines de semana.

Para su propietario, el empresario de padres dominicanos José Morales, Apt. 78 es más que un café un lugar en donde convergen el arte, la buena música y que ofrece una atmósfera relajada para cualquier tipo de público.

“Mi intención es ofrecer un lugar para ese nuevo integrante de nuestra zona, el cual está interesado en un ambiente en el que puede disfrutar desde artistas locales, hasta música de los 90’s, Jazz, con un servicio de primera”, explica Morales. “Esto sin dejar atrás nuestras raíces, aunque teniendo en cuenta que somos parte de una generación que tanto puede disfrutar una comida criolla como una lasca de un buen Prosciutto”, asegura.

Lucky Seven Tapas Bar, en Saint Nicholas y la calle 183, ofrece buena música y exquisitos cócteles, con un ambiente ideal para grupos.

Y ya en Saint Nicholas, es imposible no mencionar la conocida Casa del Mofongo. Entre las calles 182 y 183, este restaurante de ambiente casual tiene su especialidad en cualquier tipo de mofongo, plato tradicional dominicano hecho con plátanos verdes.

En la calle 214 y Décima avenida, está ubicado Tabaco y Ron, un establecimiento que promete buena comida, martes de Rock en Español, noches bohemias los jueves, y happy hours los viernes a partir del mediodía.

Otros como Umbrella Lounge, te pondrán a bailar a ritmos del momento hasta que el cuerpo lo permita, mientras disfrutas de su variedad de cócteles. Su propietario, el empresario dominicano Emilio Suárez, destaca a Umbrella como un lugar de entretenimiento para los hispanos en general.

“Ofrecemos un ambiente exclusivo, en el que comparten todas las nacionalidades. También preparamos eventos especiales, entre ellos nuestra famosa fiesta blanca de verano esperada por toda nuestra clientela, además de fiestas de Halloween y Año Nuevo, entre otras”.

Si lo que quiere es una experiencia diferente, Corcho Wine Room la ofrece. Desde clases sobre cata de vinos, hasta sus deliciosos montaditos dulces o salados.

Y en la misma línea están, The Monkey Room, localizado en el 589 de Fort Washington, y Dyckman Bar en el 221 de la calle Dyckman.