Señalan fallas en las Leyes Rockefeller

Señalan fallas  en las Leyes Rockefeller
El senador estatal Jeffrey D. Klein (D-Bronx-Westchester) al anunciar su informe sobre la ley antidrogas.

NUEVA YORK – La ley aprobada en 2009 en el estado de Nueva York para promover el tratamiento médico de drogodependientes como alternativa a la encarcelación no está resultando todo lo efectiva que debería, de acuerdo a un informe presentado ayer por el senador estatal Jeffrey D. Klein (D-Bronx-Westchester).

De acuerdo a dicho informe, más de la mitad de los centros especializados en tratamiento de abuso de sustancias no han experimentado una subida en el número de pacientes, lo que evidencia que algo falla en la reforma de la Ley Rockefeller sobre la Droga en los tres años que lleva vigente.

La antigua ley, que llevaba el nombre del ex gobernador de Nueva York, Nelson Rockefeller, incluía penas muy duras por la mera posesión de drogas: entre 15 y 25 años en prisión por poseer dos o más onzas de sustancias ilegales como cocaína, heroína y cannabis. A esta legislación se le acusó además de racista por penalizar especialmente a afroamericanos y latinos, utilizándose en muchos casos como causa de deportación.

La reforma de 2009 pretendía reducir estas penas y, sobre todo, promover la rehabilitación como alternativa a la cárcel pero, según el informe del senador Klein, esta medida aún no está teniendo mucho éxito.

“Con la reforma de la ley firmamos un compromiso para tratar la adicción en lugar de encarcelar a los adictos”, dijo Klein. “Pero este informe demuestra que hay serios agujeros en ese compromiso”, agregó.

Entre las causas que cita el reporte, están la falta de una estrategia cohesiva a nivel estatal para promover el tratamiento médico de drogodependientes, la falta de comunicación entre las agencias de justicia criminal con los centros de tratamiento y los problemas de financiación de los programas, que penalizan especialmente a los pacientes sin seguro médico.

Para la presentación del informe, que se llevo a cabo en el centro de rehabilitación Judith Loeb Chiara de Manhattan, el senador Klein se acompañó de directivos y clientes de centros de tratamiento de drogadicción. Algunos de éstos últimos contaron sus propias historias de superación a la adicción y de reintegración a la sociedad.

“Meter a alguien en la cárcel es mucho más caro para el estado que meterle en el programa más caro de tratamiento para la adicción a la droga”, dijo uno de los pacientes recuperados. “Simplemente estamos malgastando nuestros recursos”.