Sirios votan una reforma constitucional

Sirios votan una reforma constitucional
Varias personas aparecen votando en el referéndum sobre la nueva Constitución, que abre el país al multipartidismo.
Foto: efe

Damasco/EFE – Los sirios acudieron a las urnas para votar en un referéndum sobre una reforma constitucional que abrirá el país al pluripartidismo, en una cita boicoteada por la oposición y que se celebra en medio del diario baño de sangre que vive el país.

El Ministerio sirio del Interior informó de que fueron dispuestas 11,185 centros de votación.

Cerca de 14,4 millones de sirios mayores de 18 años están llamados a participar para votar “Sí” o “No” a las enmiendas constitucionales, presentadas por el régimen como fruto del proceso de reformas emprendido por el presidente Bachar al Asad.

Las autoridades han abierto mesas electorales dentro incluso de los edificios gubernamentales para que participen los funcionarios, así como en lugares como aeropuertos y puestos fronterizos.

El propio Al Asad acudió junto a su mujer, Asma, a depositar su papeleta en la sede de la televisión estatal, cerca de la plaza de los Omeyas, donde una multitud lo recibió con cánticos y eslóganes de apoyo.

Según dijeron fuentes oficiales, los resultados podrían ser anunciados hoy.

La nueva Carta Magna incluye como principal cambio la supresión del artículo 8, que estipula que el gobernante partido Baaz, en el poder desde 1963, es “el líder del estado y la sociedad”.

Con el nuevo texto, redactado por una comisión constitucional de 29 miembros, otros partidos tendrán el derecho a designar a sus candidatos para la Presidencia, que queda limitada a un máximo de dos mandatos de siete años cada uno.

Esta enmienda entrará en vigor a partir de las próximas presidenciales, previstas para 2014, lo que permite que Al Asad -que ya lleva 12 años al frente del país tras tres décadas de gobierno de su padre Hafez- pueda seguir en el cargo durante 16 años más, hasta 2028.

La comisión constitucional mantuvo también el artículo que estipula que el presidente, que conserva amplias prerrogativas, debe de tener al menos 40 años y ser musulmán, lo que ha puesto en pie de guerra tanto a la importante comunidad cristiana como a los musulmanes laicos.

Miles de personas se congregaron en una de las principales plazas de Damasco con banderas sirias y fotos del presidente para saludar la convocatoria del plebiscito.

“He venido para decir ‘sí’ a las reformas que el presidente Al Asad está llevando a cabo. Creo que el borrador de constitución es único, moderno y un ejemplo que deberían seguir los países de Oriente Medio”, aseguró a Efe Amar, un ingeniero de 29 años.

“Hoy es una celebración nacional. Todo el mundo debería ver lo que está haciendo el presidente. Es el único entre los líderes árabes que se preocupa por su pueblo”, añadió Samira, otra joven rodeada por sus amigas que vociferaban su lealtad a Al Asad.