¿Es tu hijo una víctima del ciberacoso?

Desde que se inventó la escuela, existen niños que han molestado y acosado a otros. Este fenómeno no es nuevo, pero con los avances de la tecnología ahora estos niños están conectados entre ellos y a internet, lo que quiere decir que las consecuencias de este acoso pueden permanecer en la red para siempre y afectar a los muchachos mucho más profundamente de lo que nos imaginamos.

¿Qué es ciberacoso o cyberbullying?

Es cuando se utiliza la tecnología para amenazar, acosar o burlarse de algún individuo. Puede tomar muchas formas que pueden ser tan diversas como la imaginación del perpetrador desde mensajes de texto, sitios web creados para ofender, desacreditar, calumniar o burlarse de la víctima. También puede utilizar publicaciones en Facebook, mensajes de Twitter y contacto a través de otras redes sociales. Si tus hijos están utilizando estas tecnologías para comunicarse con sus amigos y no sabes utilizarlas, corre y aprende. Esto es el equivalente de dejarlos jugar con amiguitos que no conoces y no saber lo que están haciendo cuando se reúnen.

Los motivos por los que algunos niños abusan de otros pueden ser variados pero los métodos de los acosadores, aunque diversos, tienen algo en común. La frecuencia y la veracidad con la que están tratando de burlarse o desacreditar al otro muchacho. Cuando esto ocurre, no es tan fácil de reconocer que cuando un muchacho llega a la casa con golpes de una pelea porque las señales son sutiles y las cicatrices imperceptibles.

Algunas señales de que tu hijo es una víctima del ciberacoso son similares a las que verías si están siendo abusados en la escuela pero tienes que incluir el factor tecnológico. Aparte del estrés emocional, algunos síntomas son: tratar de evitar actividades o reuniones con sus amigos, malas notas, no querer ir a la escuela, no querer socializar en internet, llamadas por teléfono y hasta mensajes de texto de acoso. Si vez que tu hijo está actuando raro y piensas que puede ser una víctima comienza con estas medidas:

Tómalo en serio: El acoso cibernético puede tener consecuencias psicológicas como ansiedad, depresión y pueden terminar hasta en suicidio. Conversa con tu hijo y asegúrale de que puede contar contigo durante este proceso.

Bloquea el acceso: Si encuentras alguna señal que tu hijo está siendo acosado virtualmente, una buena medida puede ser desconectarlo de la red y apagar los mensajes de texto o tratar de intervenir el método que se está utilizando para acosarlo por lo menos temporalmente hasta que se pueda aclarar la situación.

Informa a la escuela y a las autoridades: Aunque la autoridad de la escuela no es aplicable al mundo cibernético, es importante notificar a la administración que esto está ocurriendo para que puedan estar alertas y tomar medidas si es posible. Para proteger a tu familia, informa a las autoridades en caso que existan más problemas en el futuro.

El ciberacoso escolar es un problema serio y la mejor manera de proteger a nuestros muchachos es la de estar siempre alertas a cualquier señal de su ocurrencia. Puedes encontrar más información en: es.wikipedia.org/wiki/Ciberacoso_escolar