Carlos González sueña en grande

Carlos González sueña en grande
Carlos González, de los Rockies de Colorado, espera tener una gran temporada.
Foto: AP

SCOTTSDALE, Arizona/AP – Carlos González se llenó de fama y fortuna hace un año. Ahora quiere volver a encontrar la diversión.

El jardinero venezolano de los Rockies de Colorado era una despreocupada estrella en ascenso en 2010, lleno de brío y vigor. Coqueteó con la triple corona en su primera temporada completa en las mayores, ganó un bate de plata y un guante de oro, además de ser el campeón de bateo de la Liga Nacional con apenas 25 años.

Eso hizo que los Rockies le dieran un contrato por siete años y 80 millones de dólares, el más lucrativo en la historia para un pelotero que estaba en su segundo año en Grandes Ligas. El dinero y su estelar campaña lo convirtieron en toda una celebridad en Venezuela, donde todos querían tenerlo cerca.

González admite que estaba tan ocupado siendo famoso que no se preparó adecuadamente para la temporada de 2011, y sus cifras le dan la razón.

“No estaba listo”, reconoció el toletero. “Fue una gran diferencia comparado con 2010. Fue difícil hacer cualquier cosa, entrenarme y ejercitarme sin tanta atención y (la prensa) siempre haciéndome preguntas. Este invierno fue mucho más fácil ser normal”.

“No extraño esa locura”, señaló.

González llegó a la pretemporada del año pasado con unos cuantos kilos de más y mayores expectativas, dos factores que se confabularon en su contra.

“Hice muchas cosas en un año. Conseguí un contrato, en un año tuve todo”, relató el jardinero izquierdo. “Tienes que estar listo todos los días para cumplir con esas expectativas, y es difícil decir que no me afectó. Quieres conseguir dos hits en cada turno”.

Tras batear para .228 con apenas cinco hits de extrabase en abril, González se recuperó el resto de la temporada y cerró 2011 con promedio de .295, 26 cuadrangulares y 92 impulsadas. Pero también se lastimó la muñeca derecha en varios choques con el muro del jardín, y se perdió 33 partidos por lesiones.

Los Rockies tuvieron marca de 10-23 en su ausencia y cerraron el año con récord de 73-89, tras comenzar el año con la mira puesta en los playoffs.

“Batallé todo el año, porque después que choqué con el muro la primera vez, nunca volví a ser el mismo”, recordó González. “Ahora mismo me siento fabuloso”.

La muñeca está sana y ya no tiene trabas mentales.

Ahora intenta controlar su juego agresivo para mantenerse saludable y jugar la mayor cantidad posible de partidos.

González siempre se ha enorgullecido de su versatilidad, al poder jugar en las tres posiciones en los jardines, pero los Rockies quieren mantenerlo en el izquierdo esta temporada.

“¿Sabes qué me ayudaría? Si Dexter Fowler juega 162 partidos en el central”, señaló el venezolano.

Ese es el plan del equipo, y Michael Cuddyer tiene previsto ser el jardinero derecho titular.

“Me encantaría permanecer en una sola posición”, dijo González.