Protestan por vigilancia a musulmanes

Estudiantes y activistas molestos sobre el intento del Departamento de Policía de Nueva York de monitorear a grupos de estudiantes musulmanes, sostuvieron ayer una pequeña pero ruidosa manifestación en el área de Wall Street.
Protestan por vigilancia a musulmanes
Decenas de estudiantes de Leyes y religiosos musulmanes calificaron de racista al NYPD y pidieron la renuncia del Comisionado Ray Kelly.
Foto: HUMBERTO ARELLANO / EDLP

NUEVA YORK/AP – Estudiantes y activistas molestos sobre el intento del Departamento de Policía de Nueva York de monitorear a grupos de estudiantes musulmanes, sostuvieron ayer una pequeña pero ruidosa manifestación en el área de Wall Street.

La Asociación de Estudiantes Musulmanes de Forham Law organizó la protesta en las afueras de un almuerzo donde -según estaba programado- asistiría como orador invitado el Comisionado de Policía, Raymond Kelly.

La protesta congregó a unas 60 personas que portaban letreros con leyendas como: “¡Protégeme… no me discrimines!”.

“No todos los musulmanes son terroristas”, dijo Pelin Serpin, un estudiante de negocios internacionales del Baruch College. “Señalar a los estudiantes musulmanes debido a su religión no es lo que deben hacer. Lo pueden hacer mejor”, agregó.

La demostración se produjo luego que informes de Prensa Asociada revelaran que el NYPD ha mantenido una cercana vigilancia a los grupos de estudiantes musulmanes del noreste de los Estados Unidos. Las autoridades en la búsqueda de terroristas infiltrados revisaron páginas de internet de estudiantes, mantuvieron vigilancia de oradores invitados y aún enviaron a un agente a un paseo estudiantil.

El Comisionado Kellu indicó que el monitoreo realizado por su departamento ha conducido al encuentro de “individuos muy peligrosos”.

En una transcripción de sus comentarios, Kelly defendió la continua labor de inteligencia durante la reunión de exalumnos de la Fordham Law School en Wall Street. Un reportero de Prensa Asociada fue impedido de ingresar al evento que permaneció cerrado a los periodistas.