Un sinnúmero de multas estremece a los neoyorquinos

Para el conductor Mario Reyes las multas forman parte de la vida diaria neoyorquina. En su estadía en Nueva York, lleva un sinnúmero de sanciones, incluyendo el no remover de su auto la calcomanía de la registración vencida.
Un sinnúmero de multas estremece a los neoyorquinos
El 'textear' mientras se conduce generó $18 millones al estado de NY.
Foto: Archivo

NUEVA YORK – Para el conductor Mario Reyes las multas forman parte de la vida diaria neoyorquina. En su estadía en Nueva York, lleva un sinnúmero de sanciones, incluyendo el no remover de su auto la calcomanía de la registración vencida.

Muchos residentes de la Gran Manzana desconocen que podrían recibir multas por arrancar una planta de los parques, obstruir u ocupar dos espacios de las sillas públicas y hasta alimentar a los animales silvestres.

“Nueva York es la ciudad de las multas, por todo te multan. Llevo siete años viviendo en Nueva York y he sido multado muchas veces”, dijo Reyes.

Reyes alega que por desconocimiento de las reglas de la ciudad de Nueva York ha sido multado y comentó que hasta ahora no conoce todas las regulaciones.

“No podemos evitar las multas porque tendríamos que andar con un manual de las listas de las reglas que rigen en la ciudad”, expresó Reyes.

El conductor hondureño confiesa que no recuerda cuantas veces lo han multado, pero que no olvida una anécdota muy particular que todavía le causa risa. Y nos cuenta: “Ignoraba cómo trabaja el sistema en los puentes y pasé sin pagar el peaje.

Esperaba que estuviera una persona cobrando, no vi a nadie, entonces seguí y resulta que tenía que tomar el ticket para pagarlo más adelante. Fue una de las primeras multas que recibí”, relató Reyes.

La conductora Rebeca, quien no quiso revelar su apellido, dijo que fue sancionada con multas que pensó que no existían. “Nunca imaginé una multa así. Me dieron una multa de $65, porque no podían leer la numeración del ticket del estacionamiento”, dijo.

Pero no sólo los conductores están expuestos a recibir multas por desconocer las reglas de tránsito, sino también los peatones, ciclistas, usuarios del transporte público, dueños de negocios y propietarios de vivienda, entre otros.

“No sabía que no se podía andar en bicicleta en las aceras. Por eso me multaron”, manifestó Esteban García, quien hace entregas a domicilio.

La lista de las reglas municipales es numerosa. EL DIARIO identificó siete multas que, quizás, son poco conocidas para el lector, como el colocar anuncios publicitarios en teléfonos públicos; destrucción o abuso de vegetación del parque público; detenerse o estacionar en las líneas marcadas para bicicletas; alimentar a los animales; utilizar agua de la cuidad para lavar los autos; obstrucción de sillas públicas; sacar al perro a pasear sin correa y no tapar la caneca de la basura.