Policías pagan caro por una cena con recluso

La Paz/EFE – Una jueza boliviana ordenó apresar a dos policías que aceptaron almorzar un pollo con un recluso brasileño que aprovechó la invitación para fugarse, informó uno de los abogados del prófugo, acusado de varios asesinatos y de formar parte de la pandilla Comando Vermelho de Sao Paulo.

La jueza Valeria Salas, de la ciudad de Santa Cruz (este), ordenó el sábado recluir al teniente Wálter Patzi Rojas y al cabo Rogelio Alcócer Rodríguez por incumplimiento de deberes, favorecimiento de evasión y cohecho pasivo, al haber recibido el pollo como supuesto soborno del brasileño Marco André Magalhaes.

El abogado Otto Ritter, del bufete que defiende al brasileño, indicó que los policías están en celdas de la Fiscalía y hoy serán recluidos en el penal de Santa Cruz, al igual que el empleado de su bufete Eddy Ticona, que acompañaba el jueves a los policías que llevaban a Magalhaes a una audiencia judicial. Ritter dijo que la Policía es la única culpable de la fuga del brasileño, que al parecer tuvo la ayuda de cómplices armados, al no haber puesto en marcha un plan de mayor seguridad.

Magalhaes, considerado peligroso, era llevado desde Cochabamba (centro) para asistir a una audiencia y en el aeropuerto de Santa Cruz lo esperaban los dos agentes, que usaron un taxi para el traslado al juzgado, cuando en otras ocasiones los detenidos son conducidos con más seguridad, según el letrado.

Agregó que su empleado Ticona, de 23 años, no tiene nada que ver con la evasión e incluso ayudó a la Policía a buscar al prófugo, pero también fue acusado de apoyar la fuga.