La oposición en Siria denuncia nuevas masacres

El Cairo/EFE – Al menos 39 personas fallecieron ayer en Siria, la mayoría en el feudo opositor de Homs, según los grupos opositores, coincidiendo con la anunciada visita a la ciudad de la subsecretaria general para Asuntos Humanitarios de la ONU, Valerie Amos.

Los Comités de Coordinación Local informaron en un comunicado de “nuevas masacres” que el devastado barrio de Baba Amr de Homs, en cuyas inmediaciones las fuerzas del régimen asesinaron a un total de 20 personas pertenecientes a dos familias.

El grupo opositor denunció que trece miembros de una familia, entre ellos cinco menores de edad, fueron degollados en una granja cercana a Baba Amr, mientras que en otro caserío fueron asesinados siete integrantes de una segunda familia a manos de las fuerzas de seguridad y los “shabiha” (matones del régimen).

Fuentes diplomáticas occidentales dijeron que la jefa humanitaria de la ONU se dirigió a Homs después de reunirse en Damasco con el ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid al Mualem, aunque oficialmente no se confirmó este viaje ni cuándo esta prevista su llegada.

Los CCL indicaron que el resto de víctimas mortales se registró en la provincia septentrional de Idleb (seis), en la meridional de Deraa (tres), en los alrededores de Damasco (dos) y en la localidad de Atareb (dos), situada en la periferia de Alepo.

La violencia persiste pese a la visita de Amos y la próxima llegada del enviado de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, prevista para este sábado.

Más de 7,500 personas han muerto en Siria en los más de once meses que dura la rebelión contra el régimen de Bachar al Asad, según datos de la ONU, aunque los grupos opositores calculan que esta cifra sobrepasa los 8,500.