Establecen nueva regla para detener los abusos en prisión

Establecen nueva regla para detener los abusos en prisión
Reos inmigrantes caminan por el pasillo de un centro de detención en Lumpkin, Georgia.
Foto: ap

WASHINGTON, D.C. – Encarcelados pero desprotegidos. Los abusos contra reos han sido uno de los dolores de cabeza más incómodos del gobierno en los últimos años. Uno que ahora pretende superar, con una nueva regla. La excepción parecen ser los centros de detención de inmigrantes, quienes tendrían un control y cumplimiento diferentes.

La población total de detenidos en el país, tanto en cárceles federales como locales, llegaba a 1,612,395 personas en diciembre de 2010, según el reporte más actualizado del Buró de Estadísticas de Justicia. Esto incluye un 21% de reclusos latinos.

La misma agencia reportó en 2007, que un 4.5% de los reos adultos a nivel nacional (60,500), experimentaron uno o más incidentes de persecución sexual de otros reclusos o personal de seguridad. Grupos defensores de derechos humanos han indicado que las víctimas totales, incluyendo niños, llegan al menos a 216,000.

En 2003 se promulgó la ley para la eliminación de las violaciones en prisión (PREA). Ahí se estableció que el asalto sexual en detención constituye un quebrantamiento de la enmienda 8 de la Constitución. La ley especificó un estudio integral y la emisión de nuevas regulaciones al respecto.

Recién en enero de 2011, el Departamento de Justicia (DOJ) emitió una primera propuesta de reglas sujeta a comentarios y cambios.

“El abuso sexual es un crimen, no un castigo dado por un delito”, dijo El Procurador General Eric Holder, al presentar la norma preliminar.

La propuesta incluyó medidas como un chequeo de antecedentes de las nuevas contrataciones; un protocolo de evidencia para preservar las pruebas tras un incidente; múltiples métodos para reportar el abuso sexual; acceso a defensores de víctimas de abuso; realización de auditorías, entre otros puntos. A pesar de que el periodo de comentarios debió durar dos meses, antes de publicar la regla final, recién ahora se espera que el DOJ entregue la versión definitiva, “en un par de semanas”, según comentaron a La Opinión fuentes desde el interior de la agencia.