Sin rencor José Reyes

JUPITER, Florida – José Reyes se paró en el círculo de espera, giró hacia el dugout de los Mets de Nueva York e hizo una reverencia.

El torpedero de los Marlins de Miami enfrentó ayer por primera vez a los Mets, y saludó efusivamente a los jugadores del equipo con el que había jugado toda su carrera en Grandes Ligas. Reyes firmó a fines del año pasado un contrato por seis años y 106 millones de dólares, después que Nueva York no le presentó una oferta competitiva.

“Por supuesto que voy a extrañar a los fanáticos de Nueva York, por todo el respaldo que me dieron”, comentó el dominicano. “Voy a extrañar eso. Pero ahora tengo nuevos fanáticos en Miami”.

Los Marlins ganaron por 3-1.

Reyes recibió en su mayoría aplausos al ser presentado, aunque también hubo algunos abucheos. La verdadera reacción del público de Nueva York será el 24 de abril, cuando los Marlins jueguen en el Citi Field por primera vez en la temporada regular.

“Esto no es nada”, indicó Reyes. “La locura real será cuando vaya a Nueva York. Esto es pretemporada, esto es un partido cualquiera”.

Reyes bateó una roleta de out ante R.A. Dickey en el primer inning, y en la tercera atrapó una línea que conectó Justin Turner, en su única intervención defensiva en el partido.

Reyes indicó que todavía no ha adquirido una casa en Miami, y por ahora mantiene su residencia en Nueva York. Cuando le preguntaron si eso lo convierte en un neoyorquino, el dominicano sonrió y dijo: “Ya lo sabes”.

Por lo demás, Reyes ha encajado perfectamente en Miami.

La mayoría de los días cuando no está en la sede de pretemporada, Reyes y su compatriota Hanley Ramírez, quien se mudó a la tercera base para cederle el campocorto, se la pasan jugando un videojuego de béisbol en PlayStation.

Reyes prefiere utilizar a los Medias Rojas y Ramírez elige a los Filis, ya que la consola no les permite jugar Marlins contra Marlins.

“Quiero ganar una Serie Mundial”, comentó Reyes. “Creo que con este equipo tengo una mejor oportunidad”.